viernes, 23 de noviembre de 2012

EL HOMBRE DE LOS PUÑOS DE HIERRO, mi crítica en la página web de Acción

Esperaba esta película con interés porque soy un friqui del cine de explotación, porque me lo paso muy bien recuperando títulos de artes marciales, del espagueti western y del cine de blaxploitation, y porque además aparece una ex estrella de la lucha libre americana televisiva, la WWE, Dave Batista.

Pero el asunto tenía una pega: RZA dirigiendo. Y Eli Roth escribiendo el guión con él. Y RZA como protagonista. Así en plan renacentista. Delante y detrás de las cámaras.
Y Quentin Tarantino ejerciendo como maestro de ceremonias.
Total, que el festival de friquismo se ha quedado en otra muestra de caos descontrolado a la hora de contar la historia. En mi opinión han desperdiciado la posibilidad que tenían de sacarle el jugo a los elementos que manejaban, y aunque han sido astutos en entender el extraño vínculo que une el cine de artes marciales, el espagueti western y la blaxploitation, que es la desinhibición total y la falta absoluta de todo tipo de pretensiones, además que no tener ningún complejo en su objetivo prioritario de entretener al personal, no han sabido aplicarla.
Rza se toma todo esto demasiado en serio.
Falta sentido del humor, salvo en el mejor personaje de toda la historia, el que interpreta Russell Crowe, en parte porque el de Gladiator es un astro nato capaz de defender cualquier personaje aunque no el guión no le proporcione armas para hacerlo. 
 
El guión aquí es malo. Hay que decirlo. Es una acumulación de tópicos.
En cuanto a la expresión visual del asunto, está entre el videojuego y los dibujos animados de anime. Un ejemplo: Rza aplica pantalla partida a la presentación de su personaje en la lucha final frente a Dave Batista. Perfecto. La estructura de la historia es simple pero clara: Crowe personifica el espagueti western,  Rick Yune personifica el cine de artes marciales y Rza personifica la blaxploitation, en el que encaja perfectamente la pantalla partida. Pero va Rza y mete pantalla partida también en un solo fragmento de la lucha final de Crowe, lo que da una idea de la precipitación, caos o desorientación que rige todo el asunto.
Así que al final me quedo con el personaje de Crowe, que merecería una película para él solo, y sería más interesante, y con el de la madame del burdel interpretada por Lucy Liu, y sus viudas negras, que huelen a idea de Tarantino por los cuatro costados, con ese plano cenital pasando sobre las habitaciones donde están trabajándose a sus clientes… 
 
Y con la colección de carteles, que me parece bastante curiosa. Juzguen ustedes mismos. 
 
Más datos, ideas, claves de la película en mi crítica para la página web de Acción: http://www.accioncine.net/criticas-en-cartel/1747-el-hombre-de-los-punos-de-hierro-xx.html

No hay comentarios: