lunes, 29 de octubre de 2012

SIR EDWARD GREY, CAZADOR DE BRUJAS, de Mignola y Stenbeck



 
Sir Edwad Grey, Cazador de brujas. Al servicio de los ángeles, con guión de Mike Mignola y dibujos de Ben Stenbeck, es una creación enmarcada en lo que se ha dado en llamar Universo Hellboy, en clave de festival de la era victoriana. Arranca con un enigma que tiene su origen en la ciudad de Urrasan, oquizá Hypos, una de las siete ciudades fundadas por el Imperio de Hiperborea. La otra era la Atlántida, según nos informa el guión.
            Sólo con esta frase de punto de partida podemos situarnos ya en el marco de referencias que va a servir como motor de la trama, el mundo de los relatos macabros de Lord Dunsany, H.P. Lovecraft, Clark Ashton Smith, etcétera.
            A lo que se añade las expediciones de territorios inexplorados propias de la eras victoriana, que mezclan ingredientes del género de aventuras y el género de terror, en una ola de asesinatos que parece sacada de la maldición de Tutankhamon. 
 
            Leyendo este cómic no entiendo por qué el cine no está adaptando este tipo de material en lugar de adaptar, por ejemplo, la novela El enigma del cuervo, maltratando a Edgar Allan Poe como si les debiera dinero o les hubiera puesto los cuernos con la parienta. 
 
 El cómic de Mignola y Stenbeck tiene el espíritu de las películas de terror producidas a finales de los cincuenta, sesenta y setenta por la productora británica Hammer Films, e incluso se permite hacer un homenaje a las mismas con ese personaje del capitán, dibujado con el rostro de una de las estrellas de esas películas, Peter Cushing. 
 
            Lo ideal para adaptar al cine este material de viñetas sería una versión dirigida por Christopher Nolan, con Christian Bale como protagonista y retomando la clave visual aplicada por el director de El caballero oscuro a su película El truco final. Pero tal como está Hollywood es más probable que le pasen la adaptación a Michael Bay y nos meta un Transformer en el retrete de la chabola donde vive ese personaje dibujado a imagen y semejanza de Peter Cushing. 
 
            Es una pena porque además el cómic incluye numerosas citas que dan buena prueba de su espíritu de homenaje a la literatura, como Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift, El paraíso perdido de Milton, Charles Darwin…
 
            En conclusión  Sir Edwad Grey, Cazador de brujas. Al servicio de los ángeles es bastante mejor que otro empeño de Mignola que he comentado en este mismo blog, Los barcos de la plaga
 

No hay comentarios: