domingo, 28 de octubre de 2012

NIKITA TEMPORADA 3, CAPÍTULO 1: CONFIRMADO, ESTO ES CADA VEZ MÁS UNA SERIE DE PELUQUERÍA DE SEÑORAS



 Sólo he visto el capítulo uno de la temporada 3, pero me estoy pensando ver el resto.
Me explico: esto es cada vez más una serie para proyectar en peluquería de señoras. Si no tuvieran revistas del corazón, meten esto y van tirando.
Tremendo.
La escena de: "¿Dónde está Nikita?" "¡Coño, pues dónde va a estar, haciendo pilates!" me ha dejado noqueado.
Y la salida de la moza del gimnasio con otras dos prójimas que se quedan a cuadros cuando ven al tal Michael en plan macarrilla recogiendo a su churri ya ha sido la confirmación del descalabro.
Por si dudaba, apareció el personaje de la rusa y acabamos de joderlo del todo. En plan Vogue de saldo, aquí te pillo y aquí te la cuelo.
Pero para despejar definitivamente la incógnita, la escena moñona del polvete que nunca echan. Se quedan a medio pistón. Parece que van a mojar, pero no mojan. No mojan porque eso no estaría bien visto en “la pelu”, “Mari, por favor ¡qué asco el intercambio de fluidos, tíaaaa!”. “Osea”.
Claro que yo entiendo que empiezo viendo Homeland y acabo viendo Nikita y no podía pasar otra cosa
Pero es que esto ya huele a tostada cocinada para barbies de sesera a medio batir y con la libido en plan clara de huevo entrenada para ser políticamente correcta.
Un asco.
Como los colorines con que me pintan la cosa. Al pavo de los ordenatas le han puesto una luz que parecía que estaba verde. Daban ganas de marcar el teléfono de urgencias y mandarle una ambulancia.
En cuanto a la luz en las secuencias del hotel en China, me recuerdan a la colitis.
Enfermizas.
Total, que o se ponen las pilas o la declaro oficialmente fallecida después del segundo capítulo.
No le doy ni tres asaltos.
Y ahora me largo a seguir viendo películas hasta las tantas de la madrugada, que para eso me han dado una hora más de sueño.
Además, necesito limpiarme de las córneas la cosa esta de Nikita. 
 

No hay comentarios: