domingo, 28 de octubre de 2012

MIEDO ENCARNADO: HULK CONTRA DRÁCULA: POCO MIEDO Y MUCHO SONRROJO



 Miedo encarnado, el especial de Hulk contra Drácula, me parece una oportunidad perdida. Otra más en los últimos tiempos del cómic de superhéroes. Uno esperaría que a estas alturas el encuentro del Mr. Hyde verde esmeralda de la Marvel poseído por la magia asgardiana y el rey de los vampiros diera algo más de sí, pero no. Es más, al parecer sólo sirve para que tengamos más presentes a ese grupo de vampiros vegetarianos, por decirlo de algún modo, que luego van a tener un papel en la trama de Júbilo convertida en vampiro en la línea argumental de los mutantes. 
 
Lo que venden Victor Gishler en el guión y Ryan Stegman en el dibujo es destrozo.
Hulk ataca, Hulk destruye.
Y vampiros que en mi opinión están sospechosamente influidos por la saga cinematográfica de Underworld, en lugar de bucear en la novela Drácula de Bram Stoker, o similares fuentes de literatura vampírica.
Que vale, que ahora saldrá alguno diciendo que podría haber sido peor, que los chupasangres podrían haber tomado como referencia a los vampiros de la saga Crepúsculo, pero no nos pongamos tremendistas, amigos. 
 
La capitana del ejército de muerdecuellos es un eco clarísimo de la saga Underworld, y este Drácula que parece más preocupado por visitar a su peluquero que por extender su imperio a lo largo y ancho del planeta a base de mordiscos en la yugular del personal se me queda flojeras. Todo imagen. Nada de contenido.
Muy propio de los personajes de ficción de nuestro tiempo. 
 
Luego hay un prólogo en Japón que, si me permiten la opinión, es casi lo que más me ha gustado o interesado del tomo. 
El flashback de Raizo Kodo es mejor que el resto. Lo que pasa es que eso no me parece que sea Hulk contra Drácula. Es otra cosa, y posiblemente merecería su propio cómic. 
 

No hay comentarios: