miércoles, 29 de agosto de 2012

FANTASMAS DE MARTE, una gozada dirigida por John Carpenter


 
Y vino el jefe, el maestro, John Carpenter, y nos regaló un impecable western futurista ambientado en Marte. En el paquete:
a/ indios convertidos en locos furiosos a medio camino entre la amenaza de The Crazies de George A. Romero, los zombis caníbales y contagiosos de la serie Resident Evil y la tribu de macarras de Mad Max II: el guerrero de la carretera. 
b/ un puñado de héroes que parecen escapados de un western de serie B descarado y mordaz al que no le importa encamarse con el terror y la ciencia ficción.
c/ un argumento que vuelve a sacar partido a la fórmula de Asalto al a comisaría del distrito 13, y como tal rinde homenaje al director favorito de Carpenter: Howard Hawks y una de sus obras maestras: Río Bravo.
d/ una banda sonora con Anthrax, nada menos, que consigue darle otra vuelta de tuerca metalera al asunto.
Resultado: un cóctel de western, terror y ciencia ficción rodado íntegramente por la noche en una fábrica de yeso del desierto que apuesta por los efectos especiales más convencionales y creíbles y demuestra que todavía se puede hacer cine competente de ciencia ficción sin fundirse todo el presupuesto en infografía con la que llenar las pantallas verdes.Divertida, entretenida, sin pretensiones, sin alardes autorales ni ego del director dando por saco en todas partes.
            En cada una de sus secuencias brilla lo bien que se lo ha pasado Jon Carpenter contando esta historia sencilla concebida para entretenernos.
            Y ese, señores, es el toque de los grandes clásicos del cine, al contrario de la pedantería que arrastran algunas de las muestras de cine de nuestra actualidad.
            Un momento Carpenter perfecto.
video
            Por cierto, Natasha Henstridge es más guapa que Julia Roberts y está mucho más buena. Y andan también por ahí Jason Statham repartiendo leña, Pam Grier en plan jefa lesbiana de esta especie de patrulla perdida de John Ford, y Joanna Cassidy, la chica de las serpientes de Blade Runner, como oficial científico…
            Una de las películas más divertidas que he visto este verano: Fantasmas de Marte, de 2001.

No hay comentarios: