martes, 31 de julio de 2012

HELLBOY. LA CACERÍA SALVAJE, DE MIGNOLA Y FEGREDO


 Hoy me he pasado toda la mañana en el cine, viendo una sesión doble en el cine Roxy B de Bilbao, viendo una sesión doble de buen cine negro al estilo moderno, Mátalos suavemente, que me ha gustado bastante, y una de terror producida por Sam Raimi, La posesión (El origen del mal). De ellas hablaré en su momento en las páginas de la revista en papel y en las críticas de la web de Acción. Todavía no toca porque no se estrenan hasta septiembre, aunque anticipo que tengo ganas de meterles tecla porque hay mucho que contar de ambas dos. Pero por el momento me he metido en el blog para hablar de un cómic que estuve leyendo ayer tarde, entre sesión de tecla y sesión de tecla para poder dar los últimos toques a los flecos del trabajo y largarme de vacaciones (por cierto, dicho sea de paso… ¡¡¡ACABO DE EMPEZAR OFICIALMENTE MIS VACACIONES!!!)...
            ¡Ejem! Permitan que recobre la compostura después del salto de alegría que acabo de pegar pensando en el comienzo de cuatro semanas en las que no pienso pegar un palo al agua. 
 
            Volvamos al cómic del que les hablaba. Se trata de Hellboy: La cacería salvaje, de Mike Mignola y Duncan Fegredo, una historia que empieza con el cornudo antihéroe que llevara al cine Guillermo del Toro enfrentado a una cacería de gigantes, pero pronto se revela como mucho más que eso cuando aparece en la historia un personaje que hace la siguiente declaración de principios: “Quiero los dientes que han roído huesos secos mientras soñaban con sangre. Dadme un ejército así”. 
 
            Una frase que lo mismo podrá aplicarse a muchos de nosotros como siga la cosa económica como hasta ahora… pero no jodamos las vacaciones con malos rollos y sigamos pensando en el cómic de Mignola, tan apocalíptico, poético y sarcástico como suele. 
 
Tras la reina de la sangre en la trama no tardan en aparecer hordas de enanos asesinos, brujas perversas, Eligos, un duque del infierno, Morgana LeFay… y así descubrimos a Hellboy metido hasta el cuello en la leyenda del Rey Arturo, con Excalibur incluida.
Así que los gigantes sólo son el principio del asunto, y al final Mignola nos vuelve a poner en primer plano de la historia el destino de Hellboy como el temido Anung Un Rama, la gran bestia destructora del mundo… 
 
El cómic es la primera pieza de un puzzle más amplio que se completa con un prólogo en las colecciones de relatos cortos del personaje central y proseguirá con más entregas. 
 
En todo caso, nadie como Mignola y sus secuaces para rasgar el tejido de la realidad y llevarnos de paseo por lo imposible.

No hay comentarios: