viernes, 18 de mayo de 2012

ZOMBI 3 (1988), de Lucio Fulci: CABEZAS VOLADORAS, FRASES ABSURDAS, EL PINCHADISCOS ZOMBI Y OTROS DESPROPÓSITOS



 "Tengo sed... ¡de tu sangre!", le dice un zombi recientito y juquetón a su ligue antes de intentar amorrarse al pilón hocicando en la yugular de la prójima.
Es sólo una de las muchas escenas entrañables que incluye una de las películas de muertos vivientes más desternillantes que he visto entre las que se cocinaron en el cine italiano en los años 80.
Lucio Fulzi perpetró esta peripecia que llegó a la cartelera española como Zombi 3 para rebañar el éxito de la película de George A. Romero en 1988, y la criaturita no tiene desperdicio.
Hay cierto tonillo de parodia reflejado sobre todo en unos actores que parecen empeñados en manotear como locos -el jefazo de los científicos- o hacer posturitas en uniforme -el jefazo de los militares-, cuando no están haciendo el chorras con un casette en la oreja -como los tres soldadetes salidetes protagonistas ligando con las chavalas del autobús-, o simplemente corretean arriba y abajo gritando...
Pero a pesar de ese tono de parodia reflejado en una interpretación ciertamente mala, se me hace cuesta arriba pensar que el Lucio Fulci de ésta película es el mismo que dirigió uno de los títulos clave del cine con muertos vivientes en su versión europea, Nueva York bajo el terror de los zombies.
Todo lo que tenía aquella de bueno lo tiene esta de chapuza. En algunos de los momentos más caspas de la función detecto la mano de Bruno Mattei, que co-dirigió junto con Fulci y Claudio Fragasso, si bien tanto él como Fragasso no aparecen en los créditos. Mattei es el cachondo que dirigió Apocalipsis canibal (1980), película de la que ya he hablado en este blog, y puede resultar muy desternillante en algunas de sus ocurrencias chapucillas si uno le da cuerda humorística al asunto.
Ahí van unos momentos chispeantes, como el de Deran Sarafian, hoy director y productor con algunos trabajos curiosos como realizador en la series Fringe, Nikita, Sin rastro, Los hermanos Donnelly o Buffy, haciendo el salto de la rana en plan campeón, o imitando a los hippys de Hair gritando a quien quiera escucharle que no es un zombi...
Y ¿qué me dicen de la cabeza zombi voladora que se lanza a darle un muerdo a uno de los secundarios?
¡Ahí sí que hay amor, y no en Grupo salvaje!
Pero sobre todo, no se pierdan el final con: ¡el pichadiscos zombi!
Memorable. 


No hay comentarios: