miércoles, 9 de mayo de 2012

SOBRENATURAL, TEMPORADA 7, CAPÍTULO 21

 A dos capítulos de que acabe la temporada de Sobrenatural, los guionistas siguen pisando el acelerador para centrarse en este último tramo en el que debería haber sido un tema más central en toda la saga, y con la reaparición de Castiel y el personaje de demonio interpretado Meg, interpretado por Rachel Miner, se confirma que la serie necesita no sólo a los dos protagonistas, sino también a sus secundarios habituales. Salen Castiel o Bobby y prestan atención a los Leviatanes, y la cosa mejora notablemente respecto a esos otros capítulos que parecen de relleno o de tránsito y son en mi opinión un inneceario retorno a los casos dispersos, sin continuidad, de la primera y la segunda temporada. Más innecesario si además los protagonistas dedican esos capítulos que podríamos llamar "sueltos" a lloriquear por las esquinas y lamentarse, que es de lo que han abusado un poco los guionistas en esta séptima temporada.
Misha Collins, como Bobby, permiten además el retorno de cierto toque de humor absurdo que siempre le ha sentado muy bien a la serie. Especialmente si a Castiel se le va la pinza y empieza a hacer gilipolladas como la del dedo. Esos momentos ayudan a ventilar un poco la historia, que falta le hacía.

En todo caso, son los dos próximos capítulos, el final de la serie, los que van a dejar claro si hay agotamiento o no de la trama y los personajes o siguen teniendo vitalidad suficiente para que la octava temporada no tenga que ser la última.

1 comentario:

Alberto dijo...

Un capitulazo!!!! como los de la tercera,cuarta y quinta temporada, con el tema angeles y demonios,y esta vez con Leviatanes y con la vuelta de Cass y sus rarezas como lo del dedo que bien dices tú.
Divertido, lleno de emoción y con solo una carencia......la falta de Crowley!!! Ya llega el final...