miércoles, 30 de mayo de 2012

SLUGS, MUERTE VISCOSA, de Juan Piquer Simón: MONSTRUOS, CARACOLES Y BABOSAS: PENETRAN, SE DESLIZAN, MATAN


 Hay que tener muchas agallas para rodar una película de monstruos en la que el monstruo son unas babosas.
            ¡Poco más que unos caracoles!
            ¿Se lo imaginan?
            Pues Juan Piquer Simón, un tío grande del cine fantástico español, no sólo se lo imaginó, sino que lo puso por obra.
            El resultado es Slugs, muerte viscosa.
            Llegó a la pantalla con la frase promocional: Penetran, se deslizan, matan.
            Ya te digo que penetran.
            Yo diría que es una película muy penetrante, así en general.
            Penetradora y trepanadora incluso.
            Y, ojo, mejor que muchas de las mierdas de serie B o serie Z que se facturaron por esas mismas fechas en Estados Unidos, cinematografía con la que Juan Piquer Simón consiguió hacer buenas migas e incluso abrir para sus producciones un hueco muy majo de explotación en el circuito correspondiente al tipo de producciones que manejaba.
            Según aseguran las crónicas, desde su estudio de la madrileña Calle Pradillo, número 60, Juan Piquer Simón se montó su plató específicamente enfocado al rodaje de cine fantástico, los Estudios Piquer, en los que rodó doce largometrajes.
            Slugs es la adaptación de una novela de Shaun Hutson sobre babosas asesinas.
            Era el año 1988, y Piquer Simón rodaba y estrenaba en Estados Unidos.
            ¡Con un par!
            Y con muchas babosas.
            Yo es que me imagino al tipo encargado encargado de reunir a los escurridizos monstruillos de la película y no puedo evitar que se me escape una sonrisa de Joker que es al mismo tiempo un homenaje a Juan Piquer Simón. Un señor que afirmaba: “Debemos adaptarnos a lo que pide el público, de lo contrario sería la ruina”.
            Pues eso.
            Ahí dejo tres flamantes momentos de la inolvidable Slugs, muerte viscosa, que pasa a ocupar un lugar de honor en la Frikiteka de la Payáncueva, en la sección Películas de Mazmorra. 
Ojo a la manera de cocinar una ensalada rica en proteínas, y ojo al mágico fin de fiesta de una romántica noche de cópula y sudores.
            Las babosas asesinas es lo que tienen: dan mucho de sí.
            Por cierto, el pavo de la tercera escena es menos operativo que un cupón de lotería sin premio.
                Aunque sólo sea por el par de agallas que le echó Juan Piquer Simón pasándose por el forro las querencias y exigencias de la crítica más intelectual del momento.
video
video
video

No hay comentarios: