miércoles, 16 de mayo de 2012

PROFESOR LAZHAR, mi crítica en la web de ACCIÓN

Profesor Lazhar es Monsieur Lazhar en el original, pero también podría llevar el subtítulo: Cómo conseguir que tus hijos no sean tan gilipollas como tú. Especialmente dedicado a padres desorientados con complejo de déspota ilustrado de aquellos del "todo para el pueblo, pero sin el pueblo".
O algo así.
Buena, muy buena película que nos habla de la pérdida y de la necesidad de superar la pérdida. De la violencia y de la necesidad de superar la violencia. De la muerte y de la necesidad de superarla con la vida. Y de paso echa un par de párrafos también sobre la educación, y los problemas que en el seno de la misma han planteado los miedos derivados de la doctrina aberrante de la corrección política.
Y todo eso en poco más de hora y media. Para que luego nos venga cualquier autorcete peseao y se nos ponga moñas repitiendo el mismo plano, pisando el freno en las imágenes más tontas, mirándose la pelusilla del ombligo en plan ufano (nota para los gafapastillas, del latín umbilicus, en griego ὀμφαλός onphalós), y dándonos el coñazo, así en general. 
La sencillez puesta al servicio de temas muy serios, con una madurez que sólo puede alcanzarse cuando uno no se cree el último gran descubrimiento de la intelectualidad del mundo mundial. 
Esto es: una madurez vedad a todos los gilipollas pagados de sí mismos. 
Ningún gapasta podrá nunca dirigir películas como ésta. 
Están demasiado ocupados en tomarse en serio a sí mismos como para ocuparse de lo que nos ocurre a los demás, a menos que sea para mirarnos por encima del hombro y sentirse superiores en un alarmante ataque de ingenuidad. 
Más información sobre esta gran película en mi crítica para la página web de Acción: http://www.accioncine.net/reportajes/criticas/1437-profesor-lazhar-xxxx.html
Por cierto, mensaje para padres despistados: los niños son niños, no son gilipollas. 


No hay comentarios: