martes, 1 de mayo de 2012

LA HORDA, EL REMAKE DE GRUPO SALVAJE Y LA MADRE QUE LOS PARIÓ

 Vale, admito que normalmente no me molesta el remake como práctica comercial cinematográfica, porque como digo siempre, siendo realistas para que el cine sea arte antes tiene que ser un negocio. Si no hay negocio los productoes cierran el grifo y se acabó el arte, a producir más de lo mismo, arriesgarse lo mínimo y repetirnos la misma historia una y otra vez.
Pero igualmente tengo que reconocer que me mosquea mucho, pero mucho, que Tony Scott vaya a rodar un remake de Grupo salvaje, la obra maestra, irrepetible, de Sam Peckimpah.
De hecho, me habría mosqueado aunque el remake lo hubiera dirigido su hermano Ridley Scott.
Ni de coña van a conseguir lo que consiguió Peckimpah.
Además, que eso ya lo hizo Peckimpah. ¿Para qué repetirlo?
De hecho, sería mucho más interesante y productivo para todos que Ridley Scott, o su hermano Tony, se hubieran dedicado a sacar adelante aquel proyecto de adaptación de la novela Meridiano de sangre, de Cormac McCarthy ,de la que se habló en su momento y que  reflejé en un post de los primeros tiempos de este blog. Lo digo porque Meridiano de sangre es como una versión pasada de psicotrópicos y muy cabrona de otra película dirigida también por Sam Peckimpah: Mayor Dundee.
Pero en lugar de eso, vienen a tocarnos las narices con una nueva versión de Grupo salvaje.
Y esta noche, mientras estaba viendo otra vez La horda, que me sigue pareciendo la película de zombis más bestia que se ha rodado hasta el punto de que en algunas escenas casi te pones del lado de los pobres muertos vivientes y devorantes por las palizas bestiales que se llevan a mano de los protas, he llegado a una conclusión: el Grupo salvaje de nuestros días ya está rodado, se titula La horda, la rodaron Benjamin Rocher y Yannick Dahan en 2009, y salen zombis.
 
Además me ha dado por pensar en que después de ver a Aurora (Claude Perron) repartiendo leches con cara de necesitar un bombardeo de cocido urgente y adornada con una cicatriz en la mejilla, me va a resultar más difícil creerme a la estupenda Milla Jovovich con sus labios y sus ojos pintados y su pelo bien cuidado y su cuerpo de modelo haciendo lo mismo en la siguiente de Resident Evil, y sin despeinarse.
 
 ¿Y qué me dicen del pavo del machete dando mandobles en plan Conan el bárbaro?
 
 
 
Lo dicho, la película de zombis más bestia que he visto.
Producción francesa, amigos. Hay vida más allá de Hollywood.
Ahora que lo pienso, lo mismo cualquier día a Tony Scott le da por hacer un remake también de ésta...


No hay comentarios: