sábado, 26 de mayo de 2012

EL HUNDIMIENTO DE LA CASA USHER (1928), de Jean Epstein

 Una película de terror con tintes de pesadilla cocinada por uno de los maestros teóricos del cine, francés de origen polaco, Jean Epstein, con Luis Buñuel echándole una mano. O dos.
Algunos momentos son como una especie de ensueño siniestro provocado por una fiebre alta. 
Especialmente la llegada del visitante a la casa y el entierro.  
Repleta de símbolos: las velas que en su extinción anticipan la muerte de uno de los personajes, los árboles sin hojas, resecos, que parecen querer arañar el cielo,, el ataúd del ques sobresle el vestido blanco de la muerta como un último aliento de vida... 
La versión del relato de Edgar Allan Poe rodada por Roger Corman en 1960 con Vincent Price tenía mucha miga, pero ésta otra versión muda le gana por goleada en capacidad de evocación poética a través de la estética. 
Y para ser sincero, me resulta mucho más inquietante, con su impresionante tratamiento de la luz y el espacio, su juego con el vacío como protagonista de la vida de los personajes.
De hecho, me ha dejado clavados en la retina tres momentos que paso a compartir con vosotros. 
Tres planos de pesadilla. Tres momentos particularmente oscuros del onirismo que era capaz de trabajar el cine mudo mucho mejor que el cine sonoro.
Ahí dejo las fotos de esta película siniestra y altamente recomendable como ejercicio de terror gótico y adaptación del esencial relato de Edgar Allan Poe. 



 

No hay comentarios: