martes, 29 de mayo de 2012

EARTH 2: LOS NUEVOS 52 DE DC


 Tierra 2. Los nuevos 52 me están resultando en algunos casos más curiosos e incluso interesantes de lo que me habían contado.
            ¡Qué cosas!
            Quizá esta opinión en general favorable se debe a que:
            a/ He sido siempre más seguidor de Marvel que de DC.
            b/ Algunas historias de DC siempre me han parecido un galimatías, antes con toda la movida de las tierras paralelas, luego, cuando se las cargaron en las Crisis, con toda la movida que surgió después. Me ha resultado especialmente pesado de leer el desarrollo argumental irregular de series como La noche más oscura o El día más brillante
            Y ahora me da la impresión de que han “marvelizado” su manera de contar historias, o por lo menos resultan más claras y fáciles de seguir. Quizá se han quitado de encima el complejo Watchmen que les aquejaba desde hace tiempo. Un complejo absurdo, por cierto, ya que además Watchmen es clarísima, se sigue perfectamente, al contrario que algunas de las colecciones de DC…
            Sea como fuere, este primer número de Tierra 2 me ha convencido bastante con su arranque destroyer que no deja títere con cabeza en el panteón de superhéroes de la compañía, demostrando que cualquier peso pesado puede irse a freír puñetas en un momento dado.
            Y con un arranque épico difícil de superar.
            Los pesos pesados del universo DC contra hordas interminables de parademonios invasores.
            A quienes han disfrutado viendo la película de Los Vengadores seguramente también les gustaría el despliegue épico de batalla hasta el final de este primer número de Tierra 2.
            Guión de James Robinson, dibujos de Nicola Scott, tinta de Trevor Scott. 
 
Una misión suicida, una renovación de las sagas de DC, cambios argumentales que habrían sido imposibles en las colecciones más tradicionales, y un dibujo más claro, porque cuando me siento a leer un cómic quiero leer un cómic, no asistir a una exposición pictórica en cada viñeta aunque no venga a cuento. Lo poco agrada, y ya lo hizo en su momento Elektra asesina y otras maravillas de décadas anteriores. Lo mucho cansa.
            Aplaudo un regreso a las líneas más claras. Y menos “fotochof”, caray, que a veces da asco ver hasta los cielos creados por ordenador.
            Nos empujan a regresar a las colecciones clásicas, oigan.
            Volviendo a Tierra 2, creo que me han convencido para que siga leyendo la colección en números siguientes.
            De paso también me gustaría hincarle el diente al cómic con dinosaurios que viene anunciado en una de las páginas de Tierra 2. Tiene buena pinta.
 

No hay comentarios: