jueves, 31 de mayo de 2012

CIENCIA FICCIÓN Y VIÑETAS: ZONA 84, ALMANAQUE 1986:

 Publicado por Toutain, este Almanaque 1986 de la colección de Zona 84 que ayer me consiguió mi hermano a un precio ridículo es uno de los especiales que me resultan más memorables de esa brillante colección de cómic adulto.
Precisamente porque en sus páginas se anunciaba ya el canto de cisne, el ocaso de ese tipo de publicaciones en España.
 
 
El llamado cómic adulto había conseguido abrirse hueco en los quioscos españoles en la década de los 70, y para quienes vivimos en aquella época nuestra adolescencia fue un fenómeno esencial de formación como lectores y consumidores de viñetas que lamentablemente no valoramos lo suficiente.
 
No me quiero poner nostálgico, pero creo que esos cómics llamados adultos eran necesarios como mecanismo de equilibrio en las ficciones en viñetas frente a las publicaciones dedicadas a los superhéroes que nos llegaban de Estados Unidos, y de hehco fueron una pieza esencial para que los cómics, en españa llamados tebeos, empezaran a ser considerados como algo más que un entretenimiento para niños.
 

De hecho, en los setenta eran ya mucho más que eso, como demuestra el hecho de que directores innovadores en el lenguaje cinematográfico como Ridley Scott o David Lynch tuvieran los cómics para adultos muy en cuenta a la hora de trabajar sus películas, Alien, Blade Runner, Cabeza borradora, El hombre elefante, Dune, etcétera tienen mucho que agradecerle a estas viñetas para adultos que son protagonistas del balance que hacía este número especial de la revista Zona 84en el que se incluye un interesante artículo titulado Las revistas del boom, dedicado a repasar las principales cabeceras presentes en España en ese momento.
 
Bastaba con abrir el almanaque y llegar a su página 7 para leer la priemera de las historias que contiene para encontrarse con todo el caudal de sugerencia visual y argumental que eran capaz de invocar este tipo de trabajos hoy desaparecidos del quiosco.
 
La primera viñeta de el relato El viaje más largo, con guión de G. Saccomanno y dibujos de J. Zanotto, nos llevaba a un planeta lejano, una misión espacial fracasada, un paisaje alienígena siniestro y un encuentro sobrenatural...
 
Y eso sólo era el principio del almanaque, en el que luego nos podíamos encontrar trabajos tan visualmente espectaculares como La semilla, con guión y dibujos de Alex Niño, Cabezas, de Arthur Suydam, Marginado y Outcast, de Marc Hempel, Arena, de Rafa Negrete, Judas, con guión de Rich Margopoulos y dibujos de Richard Corben, Capitán Tozudo, de Das Pastoras, un artículo sobre Jeff Jones, Osmosis, con guión de Bill Pearson y Jeff Jones, Había una vez un planeta, con guión de Ricardo Barreiro y dibujos de Juan Giménez... Y más...
 
Hoy no están los tiempos para recuperar nada de lo perdido, gracias a las excelentes gestiones para pudrirnos la vida de los sinvergüenzas de siempre, pero si alguna vez se tropiezan con alguna de estas muestras de cómic adulto a un precio razonable, les aconsejo que no se lo piensen mucho y pillen el ejemplar al vuelo.
 
Como mínimo estoy seguro de que las historias que aparecen en su interior les resultaran visualmente sorprendente, narrativamente muy evocadoras y es muy posible que después de leer ese ejemplar quieran más.

No hay comentarios: