domingo, 1 de abril de 2012

UNA MALA MADRE, UNA BUENA REVISTA, ZULÚS CABREADOS Y UN COLECCIONISTA PIRADO, por TELLY CHAVALAS


A las buenas, esta semanita empezamos con una madre muy mala, Big Bad Mama o Una mamá sin freno como la "entitularon" por estos lares con esa gracia y salero que caracteriza a los que ponen los títulos en español. Pues nada, ahí tienen ustedes a Angie Dickinson, conocida también como la mujer "pulicía", haciendo de gangster o mafiosa, como prefieran. Y además con sus hijas y el "jachondo" de William Shatner alias James Tiberius Kirk, el pichabrava galáctico por antonomasia, con permiso de Zap Branigan, claro. Había otro capitán galáctico en el reparto y no me refiero a uno del Real Madrid, sino a Tom Skerrit, el Dallas de Alien, el octavo pasajero. ¿Ven? Otra cagada de los traductores. ¿El octavo pasajero? Y al gato que le den ¿no? En todo caso sería el noveno pasajero. Me parece una injusticia para con los gatos, la verdad.
 
"Aluego" tenemos una revistilla curiosa de verdad, Monsterland, patrocinada por el rey de los coleccionistas frikis Forrest J. Ackerman y con tres pedazos de jamonas en la portada: Elvira, señora de sus tinieblas (dos para ser más exactos), Sybill Danning (habitual de esta sección) y Jane Badler, la lagarta de V, pero la de los ochenta, no la escurría esa de pelo corto que nos han colado en el siglo XXI y que está pidiendo a gritos un bombardeo de cocido. Y de remate una entrevista con Stephen King y un artículo de Godzilla. ¿Se puede pedir más? Objeto de coleccionista, seguro que en "Ibay" me piden un riñón por un ejemplar. Señores con lo divertido que es rebuscar en una librería de viejo déjense ustedes de ibays y de ipollas en vinagre.
 
También les traigo un cómic de Zulú, esa gran película protagonizada por Stanley Baker y Michael Caine que dentro de muy poquito, con la ola gilipollesca de buenrrollismo y corrección política que nos aflige va a estar muy mal vista. Ya me imagino al menda diciendo: "Huy, película de tiritos, colonialismo furibundo, cine bélico, zulús cabreaos, pastores borrachos (los de ovejas no, los otros, los de los ingleses) y además se cargan un par de guepardos en una cacería". "Qué retro". A lo cual sólo se puede decir, "Primera sección, ¡fuego!, segunda sección, ¡fuego!, tercera sección, ¡fuego!" Y de fondo The trooper de Iron Maiden. Y a tomar viento.
 
Por último tenemos otro cómic, este de terror, concretamente el número 2 Twisted tales cuya portada es obra de Bernie Wrightson. Por el dibujo debe de ir de un coleccionista de tebeos que, viendo los precios que están adquiriendo, se le va la pinza, agarra el hacha y se pone a amontonar en casa trofeos mucho más baratos que un cómic. Por lo menos hasta que le pillen los guardias civiles.
Hala a cascarla.

No hay comentarios: