sábado, 7 de abril de 2012

SPIDERMAN Y SPIDER ISLAND

 
Pues nada, que progresando en mi proyectado fin de semana de cómics he incluido en las lecturas de estos días un par de números de Spiderman que tenía pendientes. El primero simplemente abunda en la nueva línea de optimismo que parece romper con la tradiconal mala suerte de Peter Parker, al que no sólo le sale curro bien pagado que le permite dejar de quejarse en dos viñetas de cada tres, sino que además le fichan en Los Cuatro Fantásticos y le hacen sitio en Los Vengadores... ¿Cómo consigue el tipo estar en todos esos sitios a la vez? No se lo pregunten. Eso forma parte de la "magia" Marvel, y además pasa lo mismo con Lobezno, así que no es nada nuevo. En todo caso,  Sue Storm ya aclara en una viñetas que en Los Vengadores se pasan la mayor parte del tiempo bebiendo cerveza, jugando a las caras o mirando la tele. En cuando a la buena racha de Spiderman, hasta uno de sus antagonistas más correosos, Eddie Brock, se  ha convertido en el todavía pirado pero ahora justiciero Antiveneno... por un procedimiento tan simple como cambiar el traje negro en blanco... Bendito maniqueísmo sin tonos grises que nos mantiene a todos en nuestra gilipollez cotidiana sin inquietarnos por lo que ocurre a nuestro alrededor.
Total que de repente Parker deja  de ser el pringado de siempre y hasta parece que se va a librar de la puñetera Tía May, que desde que leí el número uno de las peripecias del personaje en una edición retocada de Vértice me pareció un coñazo de señora. Número entretenido, simplemente, aunque eso tampoco está mal, porque esto es un puñetero cómic, no las obras completas de Kierkegaard. 

Si el anterior era un número entretenido, de recurso, de paso a la saga de Spider Island, ´ésta llega en el número siguiente precedida por un prólogo algo flojeras -le pasa lo mismo que le ocurrió al prólogo de La Patrulla X: Cisma-, pero luego mejora en cuanto se meten en materia, con la trama en la que los poderes arácnidos se extienden por toda la isla de Manhattan. La crisis es provocada por El Chacal, archienemigo del trepamuros que cuando un servidor empezaba a leer los cómics del trepamuros le parecía uno de sus personajes más curiosos. A ver, sin llegar a ser no de esos acontecimientos editoriales del año a los que son tan aficionadas las editoriales de cómics en los últimos tiempos para paliar la bajada de ventas, proporciona un rato entretenido y al menos en este primer número de la saga editado en España una saludable ruptura de esa especie de "mundo feliz" en el que venían desenvolviéndose las aventuras de Spiderman en los últimos números. Aunque, francamente, me ha gustado más la propuesta de la saga Flashpoint de DC que he comentado en uno de los post de ayer.

No hay comentarios: