jueves, 26 de abril de 2012

PERSON OF INTEREST (VIGILADOS), CAPÍTULO 19

 Cinco números salen de la máquina  en Carne y sangre, el capítulo número 19 de la serie Person of Interest, o Vigilados, tal como la han titulado en España. Y así es como Reese, Carter, Fusco y Finch se ven metidos en una guerra de bandas mafiosas, policías corruptos, secuestros, tiroteos... en uno de los capítulos más dinámicos de los que hemos visto en esta primera temporada de la serie. El personaje de Elías crece cada vez más y cada vez me recuerda más al Kaiser Sozé de Sospechosos habituales, y por otro lado cada vez queda más claro que Jonathan Nolan se ha fabricado su propia versión de héroes urbanitas para alimentar una serie que si todo sigue como hasta ahora va a terminar en un tono muy alto, manteniéndose entre lo mejor que se ha visto este año en televisión.
Por otra parte, la eficacia con la que Nolan se ha creado su propio mundo de cruces y personajes secunadarios que van adquiriendo cada vez más protagonismo, como demuestra este capítulo, me recuerda la estrategia narrativa aplicada a El caballero oscuro, uno de los mayores aciertos de la pelicula, que confío se mantenga como característica en El caballero oscuro, la leyenda renace.
En este capítulo, la escena de Finch frente al jefazo de los policías corruptos o la escena de Fusco con Carter asediados por Elías y compañia merecen ya por sí mismas todo el capítulo. Incluso la subtrama de retorno al pasado en un flashback que no molesta y contribuye a construi un antagonista más sólido con Elías, está bien equilibrada con la trama central para hacerla más amena, abrir una ventana que ventile la misma y permita evitar repeticiones o insistencias que suelen manifestarse en otras series.
 
Eso sí, ese retorno al pasado, o el salto a mundos paralelos, que sistemáticamente se ha convertido en marca de fábrica de las producciones de J.J. Abrams, desde Alias, siguiendo con Perdidos, luego Fringe, Alcatraz, y ahora Person of Interest, es una fórmula que llegado algún momento, por reiteración, puede acabar agotándose, como se agotó la bala a cámara lenta de Matrix explotada hasta la saciedad en las películas de acción. Podría parecer que es un recurso fácil, y quizá lo fuera cuando estaba menos utilizado, pero con su uso repetido ha acabado por convertirse en una trampa, un huerto, que si se emplea mal puede acabar ejerciendo más como lastre que como motor para la trama principal. Ocurría en algunos capítulos de Perdidos, y por el excesivo protagonismo que adquirió en la serie, dejó de sorprender para convertirse en pura fórmula en Alcatraz. De momento en Person of Interest está bien manejado y suma, no resta. Esperemos que sean cautos administrándolo y no se dejen atrapar en la repetición innesaria. No es una serie que ceda a los caprichos, así que habrá que confiar en sus creadores para que la sigan llevando por el buen camino que han llevado hasta el momento.

No hay comentarios: