jueves, 5 de abril de 2012

PELÍCULAS CHUNGAS: FILO MORTAL (SCARED), de Keith Walley, por NARANJA BRONSON

 Sin piedad, promete la frase promocional, y yo diría también: ¡sin talento! Ni el más mínimo asoma a este petardo envenenado que se dice heredero o émulo de Scream o Sé lo que hicisteis el último verano pero en realidad es una puñalada bajuna de cutrerío atroz donde con un guión infumable, diálogos para ir a denunciar al juzgado de guardia de puro malos, actores que se ahogan en el sinsentido general de todo el asunto y un personaje de detective con pinta de chuloputas experto en lacas que no se tiene de pie y anda a medio camino entre un Travolta canoso trasnochado y un clon de Sam Elliott con el bigote recortado.
Para mear y no echar gota, com suele decirse. Un dolor de trasero importante al minuto veinte, atroz al cuarenta, insoportable al cincuenta, embrutecedor al minuto sesenta y amputador radical de todo tipo de emociones en el minuto ochenta.
Y la mitad del tiempo son tan caspas que hasta cuando se tomana  broma y hacen autoparodia no tienen ni puñetera gracia.
Atroz. Es el adjetivo que mejor le pega a este bodrio.
Infumable también le cuadra.
Total, una puñalada mortal de necesidad.
En el reverso de la carátula no se cortan un pelo y prometen: "En la línea de Scream y Sé lo que hicisteis el último verano, este thriller de terror te mantendrá en vilo hasta el final".
Y qué razón llevan. En el filo de la silla playera en la que me siento a ver películas es donde me ha mantenido, a punto de salir disparado huyendo para no tener que soportar tal bodrio.
Encima citan esas dos películas para despistar, supongo, porque la que han saqueado argumentalmente y a modo es Leyenda urbana 2, rodada en 2000, dos años antes de esta otra bestia parda.
Y, miren, para que quede demostrado que toda película tiene su utilidad: ésta además de para espantar palomas colgando el dvd del tendedero puede ser muy útil para que algunos aficionados y críticos despistados aprendan a diferenciar el material tópico, sin interés, del material abominable. La de Leyenda urbana 2 es tópica y tiene el interés previsible en una fórmula de franquicia, pero está rodada de manera profesional, te la tragas incluso con sus limitaciones como producto de consumo en cadena, serializado. Pero ésta otra es de las que a los diez minutos te preguntas cómo te has dejado pillar en semejante trampa. De las de no tocarlas ni con un palo.
Ahí va un ejemplo de por qué particularmente ridículo que por lo menos me ha dejado soltar algunas risas con toda la absurda situación que se supone debe producir una sorpresa pero parece sacada de una pesadilla del guionista de las películas del Gordo y el Flaco.  Piensen en la música de Benny Hill cuando la vean...
video




No hay comentarios: