domingo, 29 de abril de 2012

NIKITA, TEMPORADA 2, CAPÍTULO 18

Varias cosas que se me ocurrieron viendo el capítulo 18 de la segunda temporada de la serie Nikita, titulado Poder.
1.- Empieza a caerme francamente pesado el repetido tema madre-hija. Primero era entre Nikita y Álex, y cuando nos libramos de esa mierda babosa y de culebrón vuelvo a tropezármelo en este capítulo con Nikita y Amanda. Mi hija sostiene que la serie es para mujeres, y que por eso tienen tan presente el asunto. El tema de Nikita buscando mamá me la trae totalmente floja. Un lastre. No por el tema en sí, sino porque los personajes deben evolucionar, no involucionar, no pueden ir de culo, hacia atrás, en este casos, sospecho, buscando el camino de retorno hacia el útero materno, donde se debe estar más cómodo.
2.- Poco creíble la incursión de Nikita y sus colegas en el cuartel general de Zetrov. El rollito del reconocimiento facial manejado por ordenador me ha sonado a versión tecnológico-festiva de la chorrada aquella de Tom Cruise quitando y poniéndose máscaras en Misión Imposible II (la de John Woo, la que le gusta a mucha gente pero a mí no me gusta nada). Y luego del tema de la máscara, ¡el colegui de la prota al rescate con los bomberos! De coña limonera. Menos mal que luego dentro se lo montan con el tema de la cámara sin aire para que pueda tragarme algo mejor el rollito madre-hija, aunque tampoco es para tocar las campanas, porque lo que han hecho es lo que suelen hacer en muchas ocasiones en esta serie cuando parece que se quedan atascados... ¡ver un capítulo de Alias! Lo de la cámara, incursión, ataque al cuartel general enemigo y demás tiene el sello de Alias. Nada nuevo bajo el sol. Entretenido, resultón, pero  con estas pegas, y sin personalidad propia.
 3.- Queda demostrado: es más interesante el rollito argumental de toma del poder por Amanda, Tasarov y Percy que el bastante estancado asunto de Nikita con su ligue y sus neuras. Vamos que en este capitulo se va notando cierto estancamiento en las peripecias, un tanto repetitivas, de la prota y sus compinches frente a la movida que se traen para dominar la red de agencias de espionaje y mercenarios de los tres antagonistas. De hecho diría que si la serie se mantiene con interés para el espectador, es por que tiene precisamente esos tres antagonistas que son los que le dan vidilla al asunto.

No hay comentarios: