jueves, 15 de marzo de 2012

ASUNTOS PENDIENTES (36 QUAI DES ORFÈVRES, 2004), de Olivier Marchal

Cine negro francés muy apetecible es lo que nos ofrece Asuntos pendientes, una historia de deslealtad y venganza con poli bueno y poli malo en la que lo primero que me saltó a la vista es ¡qué grande es Gérar Depardieu!

Además de eso, el peculiar modo en que los franceses abordan el polar, porque esta película es clara heredera de esa variante gala del cine policíaco que tiene siempre mucho de cine negro en cualquiera de sus dos vertientes, hard boiled y crook story, pero suele hibridar además las mismas con una manera de entender la vertiente de procedural que le otorga gran personalidad por el hecho de negarse a convertirla en rehén del conservadurismo, sino más bien en herramienta de la progresía. Los policías del género en Francia son más humanos, más falibles, tienen lados más oscuros y se sitúan en las antípodas de los inmaculados agentes de la ley con los que el cine norteamericano de los años cincuenta llenó la pantalla para ponerse a tono con el deslizamiento hacia las posturas más conservadoras y la caza de brujas del senador Joseph McCarthy.

Quedará más claro supongo si aclaro que la película empieza con el policía protagonista, Leo Vrinks, llorando en la celda de una prisión. A partir de ese comienzo tan desgarrador, se impone la intriga de averiguar cómo ha llegado hasta allí y en el desarrollo de la misma en un flashback que ocupa prácticamente toda la película se suceden una fiesta alocada de policías que disparan contra las ratas para despedir a un amigo del cuerpo, el atraco espectacular a un blindado, persecuciones, conspiraciones, traiciones, asesinatos a sangre fría y finalmente esa llegada a la cárcel y al momento en el que algo le arranca un grito y el llanto al tipo duro de la película, interpretado por Daniel Auteuil.

Ya cuando asistimos a la fiesta de los polis sabemos que las cosas sólo pueden ir a peor, así que imaginen.

Frente a Vrinks, el protagonista, un impresionante antagonista, Denis Klein, servido por un Gerard Depardieu genial.

Y en torno a ambos el tema recurrente del cine polar francés: la guerra entre distintos departamentos de la policía.

Un diálogo lo define todo cuando ambos personajes acuden a la escena del crimen del último robo de 7 furgones en 8 meses.

- ¿Cómo ha podido ser tu amigo?

- No siempre ha sido como ahora.

Y luego muchas frases que van descubriendo el verdadero asunto de la trama, que va más allá del enfrentamiento entre estos dos antiguos amigos. Como le dice el director de la policía judicial Robert Manzini –interpretado por otro grande del cine galo, André Dussolier-, a Vrinks: “Atacar a Klein es atacar la jerarquía, y ataca la jerarquía es cuestionar el sistema. No os lo permitirán”.

Otro diálogo entre Klein y Manzini para establecer el tono de la trama y el diálogo:

Manzini: Y la deontología policíal, ¿qué pasa con ella?

Klein: Hace tiempo que me limpié el culo con ese puto código.

Resumiendo: Olivier Marchal, a quien podríamos calificar como un reincidente en la variante más moderna del polar, nos ofrece una potente versión de cine policíaco que no puede perderse ningún aficionado al género y sin duda hará las delicias de quienes, como un servidor, creen que además de la norteamericana hay otras muchas cinematografías que pueden darnos grandes satisfacciones en el campo de los géneros.

Fue nominada a 9 premios César del cine francés. Preparan remake en Estados Unidos para 2013, dirigido por Martin Campbell y con producción de Robert De Niro.


4 comentarios:

Kill James Cameron dijo...

Olivier Marchal es pedazo director (el cachondo de el se reserva un pequeño papel en la peli), que me da una envidia brutal. Y luego tengo que lidiar con gilipollas que se preguntan que como es que el cine frances, se vea en francia, cuando aqui eso no se da con el nacional.

El Marchal se hizo otra señora pelicula en la linea que se llama "MR73", que supongo que si no la tienes vista, la tendras en el punto de mira. Hace una par de años se marcó una serie para Canal+ Francia, que pinta cojonuda tambien "Braquo", pero esa la tengo por ver.

Lei en su dia, que en la version yanki, la contra a DeNiro se la iba a dar George Clooney.

Ahi te lo dejo tó

Miguel Juan Payán dijo...

MR73 la vi en un pase. No me convenció tanto como Asuntos pendientes, pero no estaba mal. El principio superaba el enredo posterior, en mi opinión. Lo de De Niro/Clooney lo he visto, pero no está confirmado... En todo caso, esta es la que tendrían que haber hecho juntos De Niro y Pacino, y no lo que hicieron, coño.

Kill James Cameron dijo...

No vas nada desencaminado. Si tuviese que buscar un referente en Marchal, tendria que ser Michael Mann

Currito Prieto dijo...

Pues con todo lo que acabo de leerles a ustedes, me acaban de convencer para darle un tiento. Gracias por ofrecer alternativas, oigan. ;)