viernes, 30 de marzo de 2012

ALCATRAZ, CAPÍTULOS 12 Y 13: FINAL DE TEMPORADA, SPOILERS, ERRORES Y UN HOMENAJE A BULLIT


 
  Esta noche he terminado de ver la temporada de Alcatraz, capítulos 12 y 13, y he confirmado todo lo que escribí el otro día en este mismo blog sobre los defectos de la serie y sus problemas para fijar el protagonismo. Los dos últimos capítulos de los trece que componen la primera temporada, que podría ser la única, porque en el momento en que escribo estas líneas la cancelación amenaza a la serie, se emitieron seguidos en Estados Unidos el pasado 26 de marzo y aunque el número 13 aclaraba algunas cosas, la sombra de falta de explicaciones de la serie Perdidos planea por este desenlace un tanto brusco y al que se le ve el plumero en cuanto a los trucos narrativos que emplea. Quiero decir que el espectador más o menos habituado a ver series se encontrará comprensiblemente molesto por la poca habilidad con la que los guionistas han empleado las artimañas más manidas entre las que sirven para montar un cliffhanger al final de temporada y dejar a los seguidores de la serie enganchados para la segunda.
            Y aquí tengo que avisar que van a caer unos cuantos spoilers que le pueden reventar la intriga a quienes todavía no hayan visto estos dos capítulos. Así que advertidos quedan.
            El que los haya visto coincidirá o no conmigo con lo que voy a contar, pero en todo caso ahí van mis opiniones. 
 
            Lo primero, esas artimañas de las que hablaba, demasiado evidentes, como una colección de señas mal hechas en una partida de mus. El tema de jugar con el flashback en la primera parte del último capítulo, arrancando el mismo con la detective Madsen tirada en el suelo, herida. Y el habitual mensaje: x horas antes… En segundo lugar, el tema de ese mismo personaje muerto, o aparentemente muerto, mejor dicho, al final del capítulo. En tercer lugar el villano de la saga fugado nuevamente. En cuarto lugar, una resolución de un enigma cuya función parece ser exclusivamente… conducirnos a otro enigma: el científico del pasado tirado en el suelo y que también ha viajado en el tiempo.
            Y no explican nada más. Excepto que toda la movida de los presos enviados al futuro desde los años sesenta es una movida organizada por el alcaide de Alcatraz (la serie es floja, pero ese personaje del alcaide siniestro interpretado con notable talento por Jonny Coyne está entre lo mejor de la serie, y ha ido ganando protagonismo incluso por encima del personaje del corrupto E.B., que interpreta Jason Butler Harner y parecía ir a convertirse en los primeros capítulos en el antagonista. También en el pasado  está ese problema del protagonismo poco claro, o quizá de un supuesto protagonismo coral que no les ha salido del todo bien.
            Por supuesto el tema de la resolución del enigma que sólo sirve para plantear más enigmas es marca de la casa en las producciones de J.J. Abrams, desde que estrenara Alias, pero en este caso huele demasiado a Perdidos. No nos han explicado nada realmente con enjundia.
            Y además, cometen uno de esos pecados imperdonables, de chapucilla: en el capítulo 1 vemos morir al compañero de Madsen, asesinado por el abuelo de la poli. Y hasta el capítulo 13 no nos dicen que ese compañero era corrupto y estaba siendo investigado por asuntos internos. Ese escamoteo de información suena a sorpresa fallida, no nos sorprende porque nos parece algo pensado a última hora para salir del paso.
            En todo caso han sembrado algunas incógnitas que hacen que sea apetecible darles una segunda oportunidad, al menos por espacio de otros 13 capítulos, porque, juzgando sobre lo ocurrido en el capítulo 7, es posible que puedan mejorar los resultados una vez que han establecido algo parecido a una trama general.
            Ahora bien, le veo otras pegas. La primera es que en algunas escenas se desenvuelven a un ritmo realmente leeeento, de ese tipo de secuencias pausadas que hacen que se te cierren los ojillos y acabes en el mundo de los sueños si te descuidas. Me refiero por ejemplo a la escena en la que Tommy Madsen (David Hoflin) acude a visitar a su hijo… en la que dan ganas de apretar el acelerador. Son excesivamente parsimoniosos, lentorros y tristones en el tratamiento de los presos que viajan en el tiempo, o lo que sea que hagan, porque tampoco han explicado absolutamente nada de qué carajo es lo que pasa con ellos. De hecho, acaba la serie sin aclarar por qué y cómo está la doctora Sangupta entre los que dieron el salto en el tiempo desde la cárcel en los años sesenta. 
 
            Y el problema de protagonismo más claro sigue sin resolverse.
            Por otra parte no se que el cliffhanger nos deje demasiado chafados. La “muerte” de Madsen simplemente no es creíble. Será una mala salida, un mal final para la serie si no prosiguen con la misma en una segunda temporada, pero caso de que prosigan, es fácil deducir que Madsen volverá de algún modo, posiblemente aplicándole un tratamiento similar al aplicado a Sangupta para recuperar un personaje que han desperdiciado sometiéndolo a un estado de coma durante la mayor parte de estos primeros trece capítulos. De hecho, da la sensación de que la han dejado dormir durante demasiado tiempo, tanto como si se hubieran olvidado de ella, y al final no les ha dado tiempo a poner una secuencia realmente consecuente y resolutiva para el planteamiento del conflicto sentimental que se plantea entre este personaje y el interpretado por Sam Neill.
            Y por supuesto han puesto fin –es un decir- a la primera temporada sin llegar a dejar que el personaje de Diego Soto que interpreta Jorge García, llegue a desarrollarse y muestre su potencial. A ver si nos entendemos: este tipo podría haber desempeñado un mayor protagonismo en una clave al estilo Sherlock Holmes, y con una actitud más saludable de “soy gordo y friqui, ¿qué coños pasa?” Pero no se han atrevido. En el capítulo 12, que sorprendentemente con todo el tema de los asaltos a los furgones, las maniobras en el presente y en el pasado del preso protagonista, y la intervención de Limmerick me ha parecido más entretenido e interesante que el 13, a pesar de ser éste el último de la serie, el personaje de Madsen traiciona en una frase de diálogo que se repite la actitud que parecen tener lo guionistas frente al personaje de Jorge García: insiste en recomendarle que se quede en el coche, con las luces apagadas, y no se mueva… Sin duda, el de Jorge García en esta serie es uno de los personajes más desaprovechados y más maltratados en la ficción televisiva norteamericana de los últimos años. Habría que crear algún grupo en Facebook titulado “El doctor Soto está hasta los huevos”, o algo así, para reivindicar este personaje. 
 
            Pero no hay que extrañarse: uno de los defectos de planteamiento de la serie es que dilapida casi indecorosamente sus mejores efectivos. Es  igualmente incomprensible que se quiten de encima de forma tan poco interesante a un personaje tan interesante y con tantas posibilidades como el planificador Garrett Stillman (Gregg Ellis), en un capítulo donde de paso también confirman que finalmente han preferido pasar de darle más cancha al personaje del corrupto E.B. Tiller. Dicho sea de paso, en un capítulo sacaron a la hermana de éste, que también podría haber sido un personaje interesante y tampoco han vuelto a aprovechar… Dramáticamente esta serie es un desperdicio: está repleta de personajes muy interesantes y curiosos que luego no llegan a desarrollar. 
 
            Lo que más me ha convencido del capítulo final ha sido esa persecución automovilística que me ha recordado mucho a la película Bullit, dirigida por Peter Yates en 1968m por su planificación y por el uso del sonido de los motores de los coches como diapasón para marcar el pulso de la acción. Sólo le faltaba la música de jazz para completar el homenaje o guiño sobre Bullit, la película que cambió el concepto de las persecuciones automovilísticas en el cine.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

en desacuerdo con casi todo. Lo que llamas lentitud y tu forma de criticar los personajes demuestra que tienes bastante poco sentido de la estética y de la trama, y que lo que te va son los planos rápidos, la acción y las tramas sencillas. Te recomiendo algo como hawaii 5.0

Miguel Juan Payán dijo...

Puedes estar en desacuerdo y me alegra que sea con "casi todo" y no con todo. Sigo pensando que la serie es lenta. En cuanto a mi sentido de la estética, no entiendo qué pinta en este baile, porque creo que la estética no es una de las cosas que he criticado. En cualquier caso que te atrevas a juzgar mi sentido de la estética a través de una opinión que he emitido sobre una serie de televisión se me antoja, como mínimo, temerario. Ignoro si me conoces, porque tu comentario llega firmado como Anónimo, pero si no me conoces, es más temerario todavía juzgar mi sentido de la estética. Si me conoces y el chisme este no te dejó firmar con tu nombre, cosa que ocurre a veces, siempre puedes poner el nombre al final del parrafillo. En cuanto a la trama, lo he clavado. Simplemente. Cualquiera que haya visto la serie sabe que tienen un serio problema de protagonismo. Además he comentado una posible opción para mejorarlo. Estoy muy satisfecho de todo ello. Un sentido de la trama cojonudo, es lo que tengo, majete/a. Igualmente temerario por tu parte me parece que deduzcas, así en plan Sherlock Holmes viajando de sobrado/a, qué tipo de serie me puede gustar más. Leo entre líneas que pretendes llamarme tarado, o algo por el estilo, enchufándome eso de "lo que te va son los planos rápidos, la acción y las tramas sencillas. Te recomiendo hawaii 5-0". Bastante sabrás tú, criatura, lo que me va o lo que no me va. El tema es que empecé a ver el remake de Hawai 5.0 y lo dejé, porque no me enganchó, pero tengo en proyecto retomarla sin ningún pudor, porque gente que conozco y de la que suelo fiarme me ha comentado que mejoraba. Y me apetece confirmarlo. Pero sin embargo veo que tú debes haberle dedicado tiempecillo a dicha serie, ya que tan bien te la conoces y me la recomiendas como ejemplo de tramás sencillas, acción y planos rápidos. Por otro lado me sorprende que sueltes eso de los planos rápidos y las tramas sencillas, porque las tramas de los presos que se fugan de Alcatraz son, la mayoría, poco novedosas, trilladas, sencillas, y además hay acción y planos rápidos en toda la serie. Finalmente, antes de permitirte el lujo de juzgar a alguien y emitir ese juicio en público en plan sobradillo deberías asegurarte de que has escrito correctamente tu invectiva. Verás, las frases se inician con mayúscula. Hawai tiene una sola i en castellano, no dos. Y además, también se escribe con mayúscula. Así que te recomiendo que te repases algo de gramática y ortografía antes de ponerte a recomendar nada a nadie.
Conste que podría haberme ahorrado contestarte simplemente no publicando tu comentario, pero la censura así en plan tontarras me jode bastante, y además me apetecía poner esto en claro: puedes discrepar de lo que digo, pero no pretendas llamarme gilipollas en plan fino. Por cierto, a tenor de tu comentario, creo que el que no tiene ni puñetera idea de tramas eres tú.

Anónimo dijo...

Bueno que pasa ha llegado el Apocalipsis y no he enterado, vaya vaya en primer lugar estoy de acuerdo la serie es lenta, la estética es oscura, claro es en una cárcel tiene que serlo, lo de los planos te recomiendo que veas Colombiana esa si que tiene planos cortos, esta serie es lenta, nunca pasa nada, no tiene protagonismo central, tiene que ser la prota la rubia no la que esta en coma, y el personaje de Jorge es un pringado que tiene dos doctorados, en fin si vamos a recomendar te recomiendo las chicas Gilmore una trama intensa, unos planos, cuando Jared Padalecki deja a la prota eso es muy intenso Capitán Nemo87

Jesús Usero dijo...

De acuerdo en todo, la serie es floja. Pero es de mis placeres culpables por ser mono heterosapiens. La nena me encanta. Hay que crear el grupo de facebook del doctor Soto ya. Por cierto, otro placer culpable es Hawái Cinco-0, para mí. No es buena pero me gusta...

Telly Chavalas dijo...

Vaya Miguel, como decían en El señor de los anillos, ¡tienen un Troll de las cavernas! Ahora también tienes tú uno, cultureta y gafapasta, eso sí. Vaya ejemplar el tal "Anónimo" o "Anónima" lejos de mi intención faltar a la corrección política, válgame Crom. Suele pasar, ya lo ponía en la Biblia, aquello de ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. Anda que no se ha criticado en tu blog al amigo Michael Bay como para que te acusen de ser aficionado a los planos rápidos. Ná, ni caso, hay trolls de las cavernas informáticas navegando por ahí, mala paja se hagan todos ellos mirando la foto de un perro muerto.