miércoles, 12 de octubre de 2011

LEONES EN BAGDAD, viñetas para ver la guerra con otros ojos

Leones en Bagdad, con guión de Brian K. Vaugham y dibujos de Niko Henrichon, parte de un hecho real: la fuga de cuatro leones del zoológico de Bagdad durante el ataque norteamericano contra la ciudad iraquí en el año 2003. Convierte así a los felinos en protagonistas de una manera distinta de mirar las consecuencias de la guerra abierta a todo tiop de sorpresas, en un paisaje donde los seres humanos no tienen más papel que el de convertirse en la peor amenaza.

El periplo de los leones por la ciudad destrozada permite a los autores plantear temas como la libertad y sus exigencias. Los leones se encuentran de repente ante la disyuntiva de mantenerse en el zoológico, que es el único lugar que conocen, o salir al exterior, donde les espera lo desconocido.
Cada uno de los miembros de la manada tiene su propia manera de entender esa caída de las barreras que los mantenían recluidos en el zoo. Para algunos es la liberación, pero para otros es el peligro inmediato, el final de las comidas seguras, la apertura a un tiempo en el que tendrán que retomar sus costumbres salvajes... si es que son capaces, porque algunos de ellos nacieron en cautividad o fueron capturados y encerrados en la jaula siendo todavía muy jóvenes. Entran así en conflicto las distintas generaciones del grupo de felinos, que bien podrian representar la compleja situación en la que se encontraría cualquier familia humana sometida a las mismas circunstancias que rodean a los leones.

Las viñetas que siguen a su "liberación" están llenas de sorpresas, aventuras, algo de humor, e incluso momentos terroríficos, todo ello en una estructura argumental que es como un relato de viaje, también de inciación, en cuyo desenlace los autores no han dudado en ser tan contundentes como era necesario, sin hacer concesiones a la galería.

1 comentario:

Kill James Cameron dijo...

Coño pinta bueno. Pero Payan, ya sabes que los debiles de espiritu como yo necesitamos de indicaciones mas recias... ¿Que hago? ¿Me lo pillo? ¿No me lo pillo? ¡Responde! Estoy en sumergido en un mar de dudas y de confusion.