lunes, 12 de septiembre de 2011

CLIFF ROBERTSON: MUERE OTRO GRANDE DEL CINE

El pasado sábado falleció Cliff Robertson, un actor al que los más jóvenes quizá sólo recuerden como el tío de Spiderman, pero que tenía a sus espaldas, además de un Oscar al mejor actor por Charly (1968) el papel co-protagonista, junto a Michael Caine, en una de mis películas bélicas favoritas, de esas que veo más o menos una vez por año: Comando en el mar de China (1970), dirigida por Robert Aldrich. Su personaje en ésta última, un antihéroe que reflejaba perfectamente el ambiente de muchos soldados y oficiales ante la guerra de Vietnam, aunque la trama estuviera ambientada en la Segunda Guerra mundial, fue uno de sus mejores trabajos, aunque por ser de acción, de guerra, es decir, “de tiritos”, a mucho personal de la crítica le tocara las narices. Cosas de la crítica. Yo me la voy a poner otra vez esta tarde, a modo de homenaje a este señor que debutó en Picnic (1955), un papel que le levantó a Paul Newman, aunque luego en la ficción de la película tuvo que aguantar que William Holden le levantara a la novia, Kim Novak, nada más y nada menos, y estuvo también en otras películas como Los desnudos y los muertos (1958), Escuadrón 633 (1964), La brigada del diablo (1968) o Sin ley ni esperanza (1972), además de hacer de agente de la CIA en Los tres días del Condor (1975) y servir fielmente como protagonista de uno de los ejercicios de mitomanía de Brian De Palma sobre el cine de Hitchcock, Fascinación (1976), que era algo así como una variante de Vértigo…

Un gran actor, con gran talento y capaz de representar a la perfección la clave antiheróica de personajes que sin embargo no acababan siendo unos moñas. Más como él necesita el cine de hoy para levantar el vuelo y recuperar la magia de otros tiempos. Robertson era del pellejo de los William Holden, Steve McQueen, Lee Marvin y compañía: estrellas que sin embargo resultaban muy cercanas sin dejar de llenar la pantalla con su presencia.

Ahí dejo su duelo de titanes con Michael Caine en Comando en el mar de China, una de las mejores películas de la historia del cine bélico, para que quede claro que este hombre tenía a sus espaldas mucho más que decirle a Peter Parker aquello de que un gran poder conlleva una gran responsabilidad...

No hay comentarios: