sábado, 23 de julio de 2011

ENCONTRÉ AL DIABLO, por Andrés PONS

Kyung-chul es un psicópata peligroso que mata por placer. Ha cometido varios asesinatos con unos métodos diabólicos difíciles de imaginar. Sus víctimas son chicas jóvenes y niños. La policía lleva tiempo intentando capturarlo. Un día, aparece asesinada la hija de un jefe de policía retirado. El novio de la chica, un agente secreto, jura vengarse.

CRÍTICA:

Kin Ji-Woon realizador del “Bueno, el malo y el raro” vuelve a contar con el protagonista de aquella Lee Byung-Hun enfrentado con el protagonista de Old Boy Choi Min-Sik filme que además de compartir actor en plan desquiciado comparte el tema de la venganza, con reminiscencias al Seven de David Fincher compartiendo las trampas y el torture porn de la saga Saw.

El argumento es bien simple, un psicópata que tortura dando muerte a chicas jóvenes y niños, tiene en jaque a la policía, su gran error es el asesinato de una hoja de policía retirado, el novio es un agente secreto con gran preparación que trama su venganza.

La venganza, es aquí donde todo cambia, en otros filmes el protagonista se contenta con ejecutar a sus enemigos, en este no. Matarlo de buenas a primeras le parece demasiado fácil, por ello decide ser su peor pesadilla. Se convierte en su sombre y en cada enfrentamiento deja malherido a su contrincante. Su idea es debilitarlo poco a poco, aterrarlo hasta que sienta la inseguridad, el miedo que él hace sentir en sus descarnados crímenes. Un hombre normal se convierte en un monstruo en un macabro juego del gato y el ratón.

La brillante puesta en escena, su genial fotografía, sobresalientes efectos especiales con un gore realmente impactante, una trama que junta diferentes psicópatas además de ambos protagonistas que mantienen un duelo interpretativo magistral.

Aparecen un taxista acompañado de su secuaz, algún amigo del malo que se dedica a la misma profesión. Por ello nos vemos absorbidos en una espiral de vejaciones, locura, violencia con un alto ritmo de acción desenfrenada en un coctel lleno de imágenes soberbias sostenido por un magnífico guión del que se beneficia todavía más de la gran capacidad en la dirección de Kim Ji-Woon. Que logra con excepcionales combinaciones de planos cenitales y cámara en mano, sobresalientes coreografías, sin olvidar cuando deja el encuadre fijo en las escenas de tortura resueltas apoteósicamente. Una obra maestra del cine extremo procedente de Asia que por desgracia no hace acto de presencia en pantalla grande.

Lo Mejor: Todo.

Lo Peor: Que no llegue a los cines

Un 10.

OLDBOY: Simplemente maravillosa locura.

SYMPATHY FOR LADY VENGANCE: Sanguinaria y demoledora en un acto final excelente.

No hay comentarios: