lunes, 11 de julio de 2011

CÓMO DESTRIPARSE UNA PELI, OTRO STARGATE, ANNE ARCHER, CAROLINA MUNRO Y DARTH WATER por TELLY CHAVALAS

A las buenas, esta semanita empiezo con una de las grandes cagadas que cometí en mi tierna infancia. Pero la culpa la tiene Lucas, George Lucas. A quién se le ocurre dejarme El imperio contraataca sin terminar. Cuando eres adulto la verdad es que te da igual si acaba o no. De hecho creo que me gusta más por cómo acaba. Pero cuando eres chaval quieres saber qué carajo pasa con el Han Solo, y porqué cojones es Darth Vader el padre del memo del Luke. Y si al final el Imperio acabará con los zarrapastrosos de los rebeldes. Así que yo con todas esas preguntas rondando por el caletre al final no lo resistí y en cuanto salió a la venta el cómic de El retorno del Jedi me lo leí de cabo a rabo ANTES DE VER LA PELI. Gran cagada. Cuando fui a ver la peli (o me llevaron más bien, concretamente mi hermano y una amiga suya) ya sabía de qué iba la cosa y la verdad es que quedé un poco defraudado. El cómic me pareció la leche pero la peli... con esos ositos de mierda, esas relaciones familiares imposibles y ese pobre Boba Fett sirviendo de aperitivo al todopoderoso Sarlacc. Hombre con los años me quedo con lo mejor, las batallas espaciales, el comienzo en Taitoone. Además con las cagadas que han venido después como para quejarse. Pero ahí tienen ustedes el objeto del crimen, el dichoso tebeo, eso sí el original americano con portada de Bill Sienkiewicz (¡Jesús!). Hoy en día si te quieres "estripar" el final de una peli y/o serie de televisión sólo tienes que ir a una tienda de cómics al día siguiente del estreno. Seguro que tendrás por allí al típico voceras que la vio con sus colegas (suponiendo que tenga de eso) de estreno y se dedica a contar el final y los giros imprevisibles a voz en grito para que le escuchen los clientes, los dependientes, la vecina del quinto, el perro de ésta y la empleada y los clientes de la verdulería de al lado.

Luego tenemos una portadilla de un libro de André Norton, una de las pocas escritoras de ciencia ficción que existían en la antigüedad (es decir antes de nacer yo). Posteriormente han ido creciendo en número pero entre los 30 y los 50 se podían contar con los dedos de una mano. Por cierto ¿se han fijado en el título? No creo que vaya de lo mismo pero está claro que las ideas vuelan por ahí y son del que las atrapa.

Y hablando de atrapar, el otro día atrapé empezada una peli del todopoderoso Chuck Norris, Los valientes visten de negro y me quedé flipado. No por las patadas laterales, ni porque una banda de comandos se metan en la selva vestidos totalmente de negro (hay que ser gilipollas, si en la selva todo es verde, más les valía haberse pintado una diana en el culo), ni por la historia ramplona y poco creíble. Me quedé flipado porque salía Anne Archer de jovencita y la verdad es que estaba como un queso, así que ahí les traigo una fotillo, que no es de la peli, aclaro. Naturalmente cuando supe que su personaje no iba a salir más cogí el camino de la piltra pensando "al moñas del Norris y sus patadas laterales que lo aguante Rita que mañana tengo que madrugar".
Por último ahí tienen ustedes otra fotillo de la Carolina Munro en Star Crash. Esta vez viene acompañada de uno de los muchos aspirantes a Darth Vader que pulularon por las pantallas tras el estreno de La guerra de las galaxias. Y la chica lleva un conjunto ideal para viajar por el espacio, sobre todo para las córneas de sus compañeros de viaje.
Hala, a cascarla.

No hay comentarios: