jueves, 16 de junio de 2011

STAKE LAND, por Andrés PONS

Título original: Stake Land

Nacionalidad: USA | Año: 2010

Director: Jim Mickle

TERROR

Guión: Nick Damici y Jim Mickle

Intérpretes: Connor Paolo, Nick Damici, Kelly McGillis y Danielle Harris

SINOPSIS

Un viaje apocalíptico en una tierra infectada de vampiros, un hombre y un niño comparten vivencias en la decadencia que les toca vivir.

CRÍTICA

Mulberry Street ya desveló el talento del realizador JIM MICKLE y el guionista NICK DAMICI que en aquella ya ejercía como actor, rol que repite con solvencia en la piel de un Mata-Vampiros con buen corazón. Acompañado de la veterana KELLY MCGILLIS, irreconocible si la comparamos a la estrella de los 80 que despuntara con TOP GUN. Hoy día pasea decadencia física en productos muy independientes.

Haciendo las presentaciones, sólo me queda decir que tal vez junto al trabajo de Simon Runley en Red, white & blue forma el mejor catálogo terrorífico independiente del actual cine norteamericano al que desgraciada las distribuidoras ignoran a cambio de una comercialidad insípida.

Stake Land es un cuento tenebroso donde los vampiros podrían ser muy bien Zombies, seres monstruosos que eliminan con crueldad todo humano que pase por su lado. El primer ataque a la familia del protagonista es de un nivel asfixiante, una escena memorable que enlaza con un viaje de un niño endurecido por el apocalipsis que le toca vivir.

En su camino nuestros héroes caen en las garras de la hermandad, humanos que son los verdaderos monstruos y un interesante contrapunto que se hace protagonista de un guión excelente, una conjugación de horror con momentos de esperanza, con segundos dramáticos que nos colocan en una situación de angustia emocional muy dura. Tan dura que cuesta lágrimas de compasión, incredulidad y esperar hasta el último segundo en busca de algo parecido a la redención, a la paz.

El conjunto técnico es impecable en todos sus apartados, siendo muy meritorio si contamos que el presupuesto no fue elevado, lo único que falla es la empalagosa banda sonora en un filme que desde ya grita una recuperación.

Lo Mejor: El guión, las interpretaciones.

Lo Peor: Empalagosa BSO.

Un 8.

MINI-CRÍTICAS:

PASAJERO NO INVITADO: Ridícula cinta con un gato mutante causando el terror en un crucero.

MULBERRY STREET: En ella ya se anticipaba la genialidad de Jim Mickle.

No hay comentarios: