viernes, 3 de junio de 2011

COPPOLA, UN HOMBRE Y SU SUEÑO, de José Luis López

Ayer estuve explicando en mi curso de Grandes Directores la vida y obra de Francis Coppola y, casualidades de la vida, hoy abro el Facebook y me tropiezo con un mensaje de mi colega y amigo en la distancia cronológica, José Luis López, en el que me anuncia la salida de su libro sobre ese mismo director, COPPOLA: UN HOMBRE Y SU SUEÑO.

Yo a Coppola no lo he conocido todavía, aunque hace años escribí un libro sobre su vida y obra para Ediciones J.C. que ya debe estar hasta descatalogado, pero a López lo conozco desde antes de empezar en esto del periodismo, y nos hemos tomado juntos suficientes cañas, suficientes raciones de patatas bravas y suficientes raciones de caracoles en un tugurio de Tirso de Molina como para saber que el libro debe de ser la leche de bueno y esencial para enterarse de todo lo que interesa sobre el cine y las peripecias del director de Apocalypse Now y El Padrino. De hecho recuerdo que López era hace ya años, cuando los dos estudiábamos periodismo y empezábamos en esto de darle a la tecla, un auténtico fanático experto en el cine sobre la guerra de Vietnam. Nos reuníamos en bares para hacer listas de películas y ver cómo nos repartíamos el curro para sacar adelante un libro sobre el asunto. Además estaba tan alucinado con Taxi Driver como yo. Supongo que por eso hicimos buenas migas. Tan buenas migas que hasta me presentó a la que ahora es mi mujer, una cosa que no le he agradecido suficiente, dicho sea de paso (mi parienta no lee este blog, así que puedo decirlo sin miedo a que me suba los impuestos conyugales).

Pero al margen de las peripecias que corrimos juntos en nuestros primeros pasos por esto del periodismo de cine, en el festival IMAGFIC, con aquel libro sobre el cine y la guerra de Vietnam que nunca llegamos a escribir (bueno, yo por lo menos, él igual cualquier día nos sorprende con un estudio sobre ese asunto), y en otros sitios (él solía decirle a mi novia y ahora parienta que yo era el corazón y él el cerebro, cosa que para ser sinceros me daba un poco por culo, pero la verdad es que siempre he sospechado que los dos éramos las tripas de un monstruo cinéfilo que tenía mucho peligro, y por eso aquella época fue tan cojonuda, incluso con sus ratos chungos), lo que siempre he tenido claro es que si López escribía algún día un libro sobre Coppola o Scorsese iba a ser un libro cojonudo.

Y ahí está ahora la criatura. Así que toca no perdérselo.

Eso sí Jose, con todo el morro, cuando tengas un ratejo a ver si nos dedicamos una ración de patatas bravas para revivir los viejos tiempos, aunque estemos los dos más liados que la pata de un romano con nuestras cosas. Y por supuesto espero que te presentes con un ejemplar de tu libro sobre Coppola bajo el brazo, para poder cantar sus glorias como corresponde a quienes me quieran escuchar, en las clases o donde sea menester.

Un abrazo, tío. Y recuerdos de Juani.


No hay comentarios: