lunes, 30 de mayo de 2011

X-MEN: PRIMERA GENERACIÓN, MI CRÍTICA EN LA WEB DE ACCIÓN

Para ir abriendo boca de cara a la cartelera del fin de semana hemos subido a la web de la revista ACCIÓN la crítica de X-MEN: PRIMERA GENERACIÓN. Me gustó mucho y seguramente estaré el próximo viernes dándole otro repaso en cualquier cine con la familia. Cosa de socializar y tal.
Por cierto, en este caso no hace falta quedarse a ver los títulos hasta el final: no hay nada en plan epílogo extra, como en otras adaptaciones de la Marvel, lo cual en mi opinión honra al director, porque meter cosas en las películas a modo de remate después de siete u ocho minutos de créditos son ganas de tocar las narices.
A Usero no le gustó tanto. Y sostiene que la Reina Blanca, que en los cómics de un tiempo a esta parte se ha convertido en un sex-symbol de las viñetas, no está suficientemente potente en la versión cinematográfica.
En mi opinión, Usero tiene que graduarse la vista de urgencia.
Observen atentamente la imagen y opinen ustedes mismos.
La crítica en la direccion: http://www.accioncine.es/

3 comentarios:

Kill James Cameron dijo...

Yo por lo general paso de la Emma Frost de las narices, que me parece una pija calientapollas de cuidao (de esas que pasan de mi)... por lo demas, propongo hacer una porra con las dioptrias que tiene el Usero: yo digo que tiene cataratas

Miguel Juan Payán dijo...

Vale, para ser justos, lo que Usero dijo fue que andaba algo plana de la popa, aunque coincidió conmigo en que el depliegue en la proa equilibraba el asunto. De hecho el otro día propuso a Scarlett Johansson como alternativa físicamente más cercana al personaje de los cómics.
¡Usero, manifiéstate!
El público lo exige.

Jesús Usero dijo...

Usero se manifiesta y asegura no tener ningún problema en la vista ni en las gónadas. Simplemente que la moza está más chupá que la pipa de un indio de cintura para abajo. Es lo que se llama el espíritu de la golosina, pese a sus poderosas razones de arriba.
El físico de Mística (que no la cara) entraba mejor que el de la niña ésta.
Las cataratas me salen cada vez que leo ciertas lindeces. Ni antes, ni después. Será mi cuerpo intentando protegerme...