jueves, 5 de mayo de 2011

STARSHIP: MOTÍN, de MIke Resnick

Mike Resnick es, según afirma la revista Locus y se complacen en señalar los editores de esta novela en España en el breve texto biográfico que cierra la misma, el escritor más galardonado del campo de la ciencia ficción por delante de Isaac Asimov, Arthur C. Clarke, Ray Bradbury y Robert A. Heinlein. Lo cual no deja de tener su miga, pero por otra parte demuestra lo veleidosos y en esencia principalmente inútiles que suelen ser los galardones en cualquier disciplina. Ustedes ya saben que soy antipremios, así que no descubrirán nada nuevo en esta opinión. Personalmente creo que Resnick es un muy buen escritor. Ahora bien, la contribución de los otros citados al género es de auténticos gigantes, así que si él les lleva la delantera, entonces, por eliminación, me veo obligado a deducir que los premios no significan nada, incluso cuando, como es el caso, premian a gente con el talento de Resnick. Vaya usted a saber si es que había menos premios cuando Asimov y compañía hacían sus imprescindibles aportes creativos a este campo, o si por cualquier otro motivo se hicieron acreedores a menos galardones que los recibidos por Resnick. Creo que éste es un escritor esencial del género, pero me disculparán sus seguidores si doy en pensar que hay algo de injusto en que refiriéndose a los galardones recibidos esté por delante de gigantes de la ciencia ficción como los citados más arriba.

O por lo menos permitan que experimente y compartan con ustedes esta perplejidad.

Dejando al margen ese asunto, lo cierto es que la novela Starship: motín, es una gozada que, sin ánimo de buscar la rima, se puede leer de una sentada. Se desarrolla sobre todo a base de diálogos, con las descripciones imprescindibles, y muestra la comodidad con la que se desenvuelve ya a estas alturas el creador de todo un universo dentro del campo de la ciencia ficción (acercándose a los gigantes mencionados, Asimov y compañía) que es Resnick, artífice de un numeroso grupo de novelas y relatos cortos que se desarrollan en el universo Birthright.

Es como si hubiera trasladado a negro sobre blanco su particular manera de entender la ciencia ficción militarista llevada por no poco cinismo, mucho pragmatismo y cierta capacidad para desmontar algunos mitos sobre dicho subgénero dentro de la ciencia ficción, en lugar de entregarse al mismo incondicionalmente. Lo que nos ofrece viene a ser algo así como una versión de narración de space opera en la que nos encontramos también una variante interesante de las peripecias tipo Star Trek, junto con una renovación de las claves de clásicos del subgénero como la saga de Miles Vorkosigan creada por Lois McMaster Bujold.

Como consecuencia de todo ello, tenemos la oportunidad de seguir las diversas peripecias que vive un rechazado de la Armada espacial de la República en un futuro situado a tres mil años vista de nuestra época, en el año 1966 de lo que se ha dado en denominar la Era Galáctica.

Hasta tres aventuras dentro de la aventura total que es la novela al completo incorpora Resnick, otorgando una lógica naturaleza episódica muy acorde con las claves de la space opera a este entretenido libro que tiene un ritmo narrativo más propio de novela negra, por su inclinación a construir toda la trama en torno a diálogos.

No hay comentarios: