domingo, 1 de mayo de 2011

EL SONIDO DEL TRUENO, de Peter Hyams

Dirigida en 2002 por Peter Hyams, director que tiene en su haber varias películas curiosas, pero sobre todo un clásico de la ciencia ficción de los setenta, Capricornio uno, y otro de los ochenta, Atmósfera cero, El sonido del trueno es la adaptación al cine de un relato corto de Ray Bradbury sobre la posibilidad de viajar en el tiempo y el uso de esa tecnología para montar excursiones al pasado para cazar dinosaurios. La idea da pie a una prolongación argumental que resulta bastante atractiva, organizando la historia en torno a lo que ocurre cuando uno de esos viajes se tuerce accidentalmente y da lugar a la creación de una serie de ondas temporales que modifican el futuro.

La película siempre me ha gustado, y creo que merece incorporarse a la colección de títulos de cine de mazmorra de este blog. Pero entiendo que le dieran palos en su momento, tanto por parte de la crítica como del público, que se quedó bastante pasmado, con razón, ante sus chapuceros efectos visuales, especialmente al principio, en un absurdo intento por recrear paisajes urbanos del futuro con pocos medios económicos para pagar buenos efectos diseñados por ordenador. Es sin duda uno de los ejemplos de que los efectos visuales digitales son un arma de dos filos. Si están bien hechos aportan vida a la película, y una intensidad al argumento que no podría tener de otro modo. Esta misma semana se ha estrenado Thor, que creo es buen ejemplo de ello, y acabo de ver un capítulo de la segunda temporada de la serie Stargate Universe que también lo deja bastante claro. Pero, amigo, como los efectos sean chapuzas en un momento como el actual, cuando el listón en ese campo está muy alto incluso para espectadores legos en la materia de los trucos para el cine y no obstante acostumbrados a que les den calidad en ese campo, la película se derrumba. Y como digo es el caso de El sonido de un trueno.

video

No obstante reconozco que incluso percibiendo claramente las limitaciones visuales de sus trucos, que ciertamente cantan mucho, y más en pantalla pequeña, la película me gusta. Quizá soy más permisivo con esa parcela por haber conocido una época en la que los trucos para el cine se hacían con animación fotograma a fotograma y miniaturas que eran arte pero requerían del público suspensión de credibilidad y mucha imaginación para contribuir a su efectividad en pantalla (imaginen el primer King Kong, las bestezuelas de Ray Harryhausen y demás). Entiendo que las nuevas generaciones se echen las manos a la cabeza en algunas escena, y como he visto la película otra vez esta misma noche con mi hija me ha quedado claro que al público joven la chapucilla visual les toca mucho las narices, pero sigo pensando que era una trama entretenida, moderadamente curiosa, con algunos momentos bastante divertidos y con un planteamiento de ritmo más que aceptable marcado por la llegada de cada nueva onda temporal que lo cambia todo a golpe de evolución súbita de todas las especies. Esa especie de ataque de darwinismo feroz me resulta muy atractivo, y ver algunos planos con la ciudad cubierta por paisajes arbóreos de tamaño XXXL también tiene su gracia, aunque cuando atacan los insectos se vea a la legua que los ordenadores no andaban muy finos a la hora de darles vida.

Además la película me ha recordado continuamente una de mis series de televisión favorita, Primeval, conocida en España como Mundo Primitivo y más tarde Invasion Jurásica (ya ven, un ejemplo de darwinismo televisivo en los títulos). El tema de las ondas temporales y la aparición de especies prehistóricas imposibles, bichosaurios en toda regla como los reptiles-simio o los murciélagos-pterodáctilo es una muestra de esa aproximación entre película y serie.

Así que como aficionado a los bichosaurios y al cine de aventuras, y coleccionista de historias de viajes en el tiempo, ucronías, realidades paralelas y demás, creo que El sonido de un trueno es un buen viaje, siempre y cuando prescinda uno de sus fallidos efectos visuales.

video

Eso sí, me ha quedado claro que el problema se habría solucionado con un poco más de humildad por parte de los artífices de la película. Bastaba con no querer recrear el futuro y limitarse a jugar con la posibilidad de que en nuestro presente se explotara un negocio de viaje en el tiempo como el que se expone en el argumento. Si querían ahorrar, era la opción más lógica porque ese futuro deficientemente recreado es peor que un presente visualmente más modesto pero sin duda más verosímil. Especialmente si tenemos en cuenta que también en 2002 Spielberg había conseguido ya recrear de manera mucho más brillante (y también con mucho más dinero, todo hay que decirlo: 102 millones de dólares) el futuro de Minority Report, y el ojo del público está muy entrenado y poco dispuesto a que le tomen el pelo.

No obstante, esta película, hace años y con efectos visuales mecánicos, podría haber quedado ciertamente bien. Piensen en remontarse al pasado a películas como La fuga de Logan y similares. Sostengo así que más vale un efecto mecánico bien hecho que un efecto por ordenador mal hecho.

Creo que mordieron más de lo que podían masticar, aunque el presupuesto no eran cuatro duros, sino 52 millones de dólares. Claro que los problemas persiguieron a la producción desde el principio, cuando la compañía que iba a ponerla en pantalla inicialmente se declaró en bancarrota, ocasionando un retraso en el proyecto, que se rodó en 2002 e iba a estrenarse en 2003, pero acabó llegando a la cartelera en 2005. Simplemente se quedaron sin dinero en la postproducción, así que no había pasta para completar la película y se quedó tal y como la conocemos. Supongo que a esas alturas Pierce Brosnan y Renny Harlin, que habían estado inicialmente implicados en la película como protagonista y director se alegraron de no tener nada que ver con ella. Tampoco ayudó que se filmara en Praga en el verano de 2002, en un momento en que la ciudad sufrió unas inundaciones que afectaron seriamente a los decorados.

Teniendo todo eso en cuenta, ya digo que me parece una película entretenida y un buen título para mi colección de cine de mazmorra

video

1 comentario:

Yerman dijo...

Buenas noches Sr. Payán
Otra vez mas coincidimos en gustos. Una de mis series favoritas es también "Mundo Primitivo". Me lo paso genial viendo al equipo de turno cerrando anomalías y luchando con todos los bichos habidos y por haber. No he podido esperar al estreno en español de la 4ª temporada y la he visto ya en VOSE por internet y he de decir que me ha gustado mucho. Me ha dejado con ganas de mas!!!! Deseando estoy de ver la 5ª que, según tengo entendido, ya está rodada y preparada para emitir.
Como siempre, un placer leerle y hablarle. Un saludo