martes, 19 de abril de 2011

TERROR SEGÚN PONS: EL DIABLO SOBRE RUEDAS (DUEL), según Andrés Pons


Título original: Duel

Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1971

Director: Steven Spielberg

Guión: Richard Matheson

Intérpretes: Dennis Weaver, Tim Herbert, Lou Frizzell

SINOPSIS:

David Mann es un hombre que viaja en su coche por una desértica y aislada carretera de Estados Unidos. Cuando adelanta a un viejo camión, lo que parecía ser un viaje rutinario por carretera, se convertirá en una pesadilla.

CRÍTICA:

Hace cuarenta años “Duel” se estrenaba como telefilme del canal ABC, aquello demostró que el hoy ya mítico Steven Spielberg no llegó a su condición actual por suerte o eligiendo bien sus trabajos. Que un encargo televisivo se convirtiese en la obra que deparó revelándose en un acontecimiento, la casualidad no existe, el futuro realizador de ET demostraba su talento y que deseaba quedarse en la cumbre.

Un hombre normal que fatigado tras un correoso viaje de negocios sólo desea llegar a casa a descansar. Sin motivo aparente un conductor enloquecido que porta un camión de grandes dimensiones lo ataca sin piedad, haciendo su regreso un auténtico infierno.

¿Motivos? No se saben, ni siquiera se distingue el propietario del gigantesco vehículo, los hechos ocurren sin ningún tipo de coartada argumental, queda la angustia en estado puro que deja al espectador en permanente estado de shock gracias a las persecuciones rodadas con mano de maestro y la convincente interpretación de Dennis Weaver, inolvidable protagonista de la serie McCloud. La inteligencia de mantener el misterio del atacante, las motivaciones ocultas aporta una premisa sorprendentemente intrigante.

Ya desde los créditos iniciales, en los que se nos van mostrando esas imágenes en movimiento de los parajes por donde transita el coche del protagonista, asistimos a una evolución, a una evolución del suspense que empieza en los parajes más grises y verdosos hasta llegar al amarillo del desierto, simbología profética de lo que más tarde se convertiría en el peligro ambiental de muchas road movies de terror. La mayoría de éstas han intentado buscar una fórmula parecida a la de ‘El Diablo sobre ruedas’, pero por suerte o por desgracia todas ellas han fracasado en su intento. La fórmula psicópata/carretera/suspense/terror llegó definitivamente a su punto álgido con esta joya setentera. Desde luego la árida fotografía, el eficaz sonido en sus rústicas notas musicales, la brillante puesta en escena crea el clima ideal. Es de justicia reseñar al señor Matheson como firmante del brillante libreto que apabulla por su sencillez formal a la vez de una enorme sobriedad. Logra crear un concepto narrativo de idea que oscila entre el clasicismo del western, el thriller más hitchcockiano o el cine de terror menos convencional. Si todo esto lo unimos a la perfecta descodificación en lenguaje visual del muy talentoso Spielberg, nos encontramos ante una memorable obra maestra.

Lo Mejor: Todo.

Lo Peor: Las imitaciones posteriores siempre inferiores.

Un 10.

MINI-CRÍTICAS

POLTERGUEIST: Filme esencial en el cine de horror, la familia atormentada unida contra el mal en un título legendario.

Funhouse: Un hooper menor pero inspirado en un Slasher con ambiente mágico de feria.

No hay comentarios: