domingo, 10 de abril de 2011

SPIDERMAN EN LOS CUATRO FANTÁSTICOS: LA FUNDACIÓN FUTURO

Mi hermano acaba de pasarme el número uno de la nueva colección de Los Cuatro Fantásticos, que ahora ya no son Los Cuatro Fantásticos, porque tras la muerte de la Antorcha Humana se han convertido en FF, la Fundación Futuro. Incorporan además a sus filas a Spiderman con una nueva indumentaria que me hace pensar en lo significativo que resulta que un personaje emblemático como el Trepamuros Peter Parker se esté viendo sometido a tanto cambio de vestuario, primero que si el traje negro con Veneno, luego que si Tony Stark le daba una nueva indumentaria, y ahora este nuevo uniforme para ocupar el puesto de la Antorcha en la refundación de Los Cuatro Fantásticos, que además me recuerda el uniforme del Tigre Blanco, el resultado de unir los tres talismanes de los Hijos del Tigre en uno solo en los tebeos de artes marciales de la Marvel de los setenta, nacidos a la sombra del estallido de popularidad de dicho género en el cine fundamentalmente con el estrellato de Bruce Lee y la película Operación Dragón…
El caso es que creo que a los Cuatro Fantásticos les puede venir bien un cambio, porque andaban algo estancados en lo mismo de siempre, pero no sé si el enjuague éste de meter a Spiderman en el ajo va a cuajar o será algo relativamente temporal o pasajero, porque en el fondo lo que nos preguntamos los frikis del asunto no es si va a resucitar la Antorcha Humana, sino cuándo.

En todo caso, me ha llamado la atención que además Spiderman andaba últimamente liado con Los Vengadores, y que en todo ese proceso, le puede pasar como a Lobezno, que la sobrexplotación de los personajes acaba por secarlos. Los propios guionistas acabaron bromeando sobre el asunto haciendo que Lobezno afirmase en un diálogo que era “multitarea”, pero bromas a parte, ciertos personajes brillan mejor solos que en grupo. Spiderman es, o era, un solitario, y no lo veo yo con buenos ojos metido en grupos de personajes en plan All Star.

Dicho todo lo anterior, en conjunto este número uno de los FF no me ha parecido mal, de hecho, no me ha parecido nada, porque es demasiado pronto para juzgar el nuevo rumbo que ha tomado la colección… e incluso si es tan nuevo como se pretende, porque no vale simplemente con cargarse un personaje principal para dar un giro de timón. Habrá que otorgarle un voto de confianza al trabajo en el guión de Jonathan Hickman, los dibujos de Steve Epting, la tinta de Epting y Rick Magyar y el color de Paul Mounts, sobre todo porque al final de ese primer número regresa un viejo conocido, un supervillano de los más carismáticos del Universo Marvel, y que siempre suele dar buen juego. De hecho, con él las peripecias de los Cuatro Fantásticos siempre han ganado mucho…

Vamos que dan ganas de seguir leyendo.

Y hablando de leer, me las piro a seguir gastando córneas con alguna de las lecturas que tengo pendientes…

No hay comentarios: