domingo, 20 de febrero de 2011

SPIDERMAN EN VIÑETAS, EL RETORNO DEL LAGARTO Y DE KRAVEN EL CAZADOR

Ahora que día sí y día también aparecen nuevas informaciones sobre la nueva película de Spiderman, que se titulará como la colección de tebeos que hoy traigo aquí al blog, El asombroso Spiderman (tengo en los talones algún que otro personal diciendo que escriba Spider-Man como hacen los norteamericanos, pero, si me lo permiten, voy a pasarme por el mismo forro el asunto, porque no hay más que mirar cómo titulan el cómic en España en las fotos adjuntas a este texto para darse cuenta de que no es el caso).
El motivo de traer estos dos tomos al blog es que creo que pueden ser una buena pista sobre cómo lo mejor de las peripecias del Trepamuros de la Marvel ha estado siempre en sus personajes secundarios y sobre todo en los villanos. Si son listos, los responsables de la nueva saga cinematográfica cuidarán mucho esos aspectos. De hecho que hayan relutado al Lagarto como villano para la nueva película es una buena señal, y ya puestos el primer tomo que os propongo es una buena manera de conocer al Lagarto como personaje para los legos en la materia, al mismo tiempo que recupera este personaje de una manera suficientemente interesante para quienes ya llevamos leyendo tebeos del Hombre Araña desde hace años.
El segundo tomo está dedicado a Cacería macabra, una saga que recupera a Kraven el Cazador, otro personaje al que deberían reclutar para alguna de las nuevas películas de la saga cinematográfica, porque a buen seguro daría tan buen juego en la pantalla grande como el que ha dado ya en algunos cómis esenciales de Spiderman, entre lo cuales destaca aquella maravilla denominada La última cacería de Kraven, obra de De Matteis y Zeck. En esta nueva cacería protagonizada por los inquietantes miembros de la famila Kravinoff, y que además incluye asesinatos rituales, torturas, zombis, personajes que vuelven de la muerte y hasta un vistazo a la Tierra Salvaje de Ka-Zar, nos encontramos las mejores características de lo que debería ser el tebeo perfecto de Spiderman, con menos "tía May" y "problemas sentimentales" y más leña al mono, que es de goma. Está comprobado que en esta serie, al contrario que en otras, cuanto más protagonismo tengan los villanos, mejor es el resultado final. Ergo: los villanos son la clave. A ver si lo pillan de una vez en el cine y se dejan de moñadas.
En resumidas cuentas: que estos dos tomos han conseguido que vuelva a engancharme al personaje en las viñetas. Falta hace que organicen más sagas de este tipo si es que quieren conservar lectores.

No hay comentarios: