domingo, 23 de enero de 2011

MÁS ALLÁ DE LA VIDA Y MÁS ALLÁ DEL MAGNUM 44: EL RITMO Y LA VELOCIDAD DE VISIONADO DE LAS PELÍCULAS

Cuatro líneas para dar un opinión. Ayer por la noche estuve viendo la versión del director de Robin Hood, de Ridley Scott, con 16 minutos más de metraje, y lo cierto es que, por una vez, la versión extendida me ha gustado más que la estrenada en cines. Los flecos no resueltos de aquella, la precipitación en el tratamiento de algunos personajes como los chavales del bosque, la explicación de cómo progresa el rollete entre Marian y Robin, es más completa en ésta.
Las prisas en manejar tantos personajes y tramas se hacen menos prisas con los 16 minutos más.
No es que nos revelen el secreto de la eterna juventud ni nada parecido, pero alejan la película de esa sensación de puzzle con muchas pieza y algo incompleto que podía transmitir en un primer visionado de la versión para cines, aunque a mí me gustó entonces y me gusta más ahora.
Llegados a este punto no puedo sino pensar una vez más en algo que todos tenemos ya muy claro: las prisas son malas consejeras para todo.
Digo esto porque acabo de tener un duelo a sable con algunas risas y cachondeo, todo hay que decirlo, en el facebook, hablando sobre si Más allá de la vida es lenta o no es lenta.
Y, como le he dicho a mi amigo, no es lenta. Es pausada, ponderada, tranquila, meditada. Se toma su tiempo para exponer su argumento, no se mete prisa.
Quizá es que nosotros estamos ya tan acostumbrados a ver películas a otro ritmo que nos extraña esa ponderación y ese cuidadoso despliegue de imágenes para presentarnos a los personajes con más despliegue de talento visual y menos desparrame verbal.
La velocidad a la que consumimos películas es hoy distinta de la que aplicaban nuestros padres y abuelos. A veces parecemo enloquecidos pollos sin cabeza, correteando e un lado a otro...
Personalmente pienso que merece la pena que una película con tanto contenido como la de Eastwood se pueda disfrutar como un buen café y una charla con amigos, lentamente, paladeando el asunto, sin prisas...
Pensad por ejemplo en cómo ha cambiado el modo de comunicarnos. Esta semana me he dado de alta en twitter, y no puedes escribir más de ciento y pico caracteres por mensaje. Menos que en Facebook, y no hablemo ya de los SMS, los chat, etcétera.
Vivimos en una sociedad esclava de la rapidez, como si nos estuvieran persiguiendo los lobos que le mordían los talones a Chachenager en la de Conan el Bárbaro...
Yo propongo paladear más cierto tipo de cine que merece ser consumido como un pastel de crema.
Claro que también puedes meterte todo el pastel en la boca y masticar ruidosamente antes de deglutirlo y saltar nuevamente sobre la bandeja.
No podemos aplicar el mismo ritmo de visionado a Antonioni, Bergman, Ozu o Naruse que a Spielberg, Cameron o Nolan.
Son propuestas distintas, el cuentakilómetros no debe funcionar igual en todos los casos.
Sobre todo si queremos disfrutar del buen cine.
Y, hablando de ritmos, ahí va una propuesta variada para profundizar más en este tema: cualquier película de Cassavetes, Jim Jarmush o David Lynch, ritmos distintos de buen cine para ir ajustando el cuentakilómetros de nuestra afición por este asunto.
En todo caso, ahí dejo cuatro ejemplos a título orientativo. El primero está especialmente dedicado a mi amigo Hukog, y al que me ha dicho que Más allá de la vida es leeeenta...







8 comentarios:

Hukog dijo...

Sí, reconozco que, pese a gustarme, Harry el sucio también era lentona. Personal y humildemente creo que la misma película (Hereafter) se podría haber hecho más digerible en el propio montaje, recortando cosas tan innecesarias como la enterna introducción del cocinero a su curso de cocina, pero bueno, para gustos los colores.

Vinieron de Dentro de... dijo...

Lo de Robin Hood no puedo callarmelo, lo siento... Te lo dije...

Miguel Juan Payán dijo...

Hukog, aquí entramos en tema de clase. Imagina que vuelves a estar en la primera fila y yo dándote la chapa al lado de la pizarra, rotulador en mano: ¡la introducción del cocinero es imprescindible para marcar el ritmo de ese momento de la película! Esos pavos y pavas van a aprender a cocinar como actividad relajante, está explicado en todo ese fragmento. Van a hacer algo para relajarse, quizá incluso para ligar, como la tontainas que interpreta Bryce Dallas Howard, papel que, por cierto, está clavado, conozco por lo menos cinco pavas y otros tantos pavos así de bobos. La introducción del cocinero no sólo les introduce a ellos en el tema, sino también a nosotros, los espectadores, que de ese modo, compartiendo la situación con los personajes, entramos más en el asunto. El objetivo es llegar a ese final del cocinero cocinando al lado de Matt Damon. Demoledor. Una de las mejores y más sencillas expresiones de la soledad en una pantalla.
Señores, ¡que mi película favorita es Grupo salvaje! No me voy a encoñar ahora con la Nouvelle Vague, pero lo bueno es bueno, y hay que saber verlo...
¡Y Harry el Sucio lenta! ¡Anatema! ¡Abominación!
Hukog, ahora mismo me das más miedo que la niña de El Exorcista.

Miguel Juan Payán dijo...

Vinieron, no te pillo. ¿Que me dijiste qué de Robin Hood? Lo que digo es que la versión extendida me gusta "MÁS" que la estrenada en cines, no que la estrenada en cines no me guste. Estas confusiones que te asaltan deben ser por leer rápido o por leer en el ordenata. También digo que la versión extendida es "MÁS COMPLETA", no que la otra no estuviera bien, aún teniendo algunos flecos. Digo que las prisas manejando tantos personajes y tramas son malas, no que sea malo manejar tantos personajes y tramas. Y digo que ese puzzle con muchas piezas y algo incompleto, a mí me gustó entonces y me gusta más ahora.
Lo dicho, las prisas son malas consejeras para todo, y para leer y escribir en el ordenata también. Lo digo por propia experiencia.
En todo caso lo de "te lo dije" suena a onanismo frenético. Tienes que mirártelo.
Y bájate de mi chepa, que no voy al hipódromo.

santy dijo...

Lo del ritmo en el cine actual creo que es una batalla perdida. Me refiero a que determinadas películas (aún no he visto Más allá de la vida, pero creo que puede ser una de ellas)jamás podrán ser bien recibidas por buena parte del público actual, que ha crecido con referentes visuales como el manga, el videoclip o los videojuegos. Es un sector muy joven, pero muy numeroso, capaz de convertir a cada entrega de Transformers en un taquillazo. De hecho, creo que ese sector de público es incapaz de ver buena parte de las pelis nominadas cada año al Óscar a la mejor película: no aguantarían Million Dollar baby, ni Crash, ni Up in the Air, ni Brokeback Mountain, ni The Hurt Locker (aunque ésta tiene bastante adrenalina...). Por eso, creo, Origen no cuajó en ese público, a pesar del taquillazo que fue.

Un saludo!

Miguel Juan Payán dijo...

No hay batallas perdidas, Santy, hay que hacer lo que ponía en la espada de Robin Hood: levantarse una y otra vez hasta que los corderos se vuelvan leones.
Aunque lo que nos pasa hoy es lo que decía el título de aquella otra película, que los leones se nos han vuelto corderos.
Yo prefiero pensar que las batallas se pierden cuando dejamos de pensar algo esencial: hasta el rabo, todo es toro.

Vinieron de Dentro de... dijo...

Me has malinterpretado, Miguel, no iban por ahí los tiros. Leí perfectamente lo que ponía en el post, y no me refería a que en algún momento hubieses dicho que era buena o mala o algo así. Simplemente que te dije en su momento lo que tú mismo aseveras. Que a la película le faltaba algo y que en la edición en DVD saldría ese algo que le falta. Que a mi modo de ver había saltos incongruentes en la historia y que se notaban los recortes. A eso me refería. Es cierto, me di demasiada prisa en responder y no decir por qué comentaba aquello. Soy un onanista frenético cibernético. Me gusta la expresión. Pero en ningún caso me refería a lo que opinaste en su momento de la peli, sino a lo que yo opinaba y a lo que te dije acerca de su edición en DVD futura. Y si no recuerdo mal me indicaste que también algo similar le ocurría a Gladiolaitor, ¿no?
De hecho a ambos nos gustó, pero a mí algo menos por esos flecos que comentas, y por eso creo que hicimos el Duelo de Críticos enfrentados en la revista. Por eso ahora tenía ganas de echarle un vistazo a la edición extendida, pero como no baje el precio... Y tu post me ha confirmado las sospechas. A esa peli le faltaba metraje.
Nada que ver con que le sobren tramas o personajes, o con el hecho de que tú hubieses dicho esto o aquello.

Miguel Juan Payán dijo...

Total, Txetxu, que ahora te llamaremos Mr. Cronenberg...