sábado, 25 de diciembre de 2010

EDWARD BUNKER. LA AMISTAD Y LA VERDAD: CLAVES DEL CINE Y LA LITERATURA

Pensarán ustedes: ¿qué carajo hace este tío aquí escribiendo en el blog en estas entrañables fechas para pasar con la familia en lugar de estar entregándose al ocio más de su gusto, irse a misa o algo parecido?
Pues me explico rápido, porque tampoco quiero pasarme mucho con la tecla, no sea que la parienta me atice con el rodillo de amasar por romper mi promesa de no acercarme a este bicho en todo el fin de semana, o por lo menos el día de Navidad…
El caso es que me he metido en el ordenata a dar una vuelta por la red y me he tropezado con un mensaje de felicitación del amigo Jose en el que me dice: Querido Miguel, recuerda siempre que nunca fracasara un hombre que tenga buenos amigos...gracias por las alas...con afecto. Jose
¡ Que bello es vivir!
Lo cual me ha recordado que todavía no he visto mi película favorita de las Navidades, Grupo salvaje. Antes lo era de la Semana Santa, pero por algún extraño motivo que no acabo de entender ni yo mismo, ahora en Semana Santa prefiero ver Zulú… En todo caso mantener sin resolver algunos misterios de las manías de cada cual no me parece mala cosa, porque supongo que acabar conociéndose y explicándose a sí mismo en todo debe de ser un coñazo.
Así que una cosa me ha llevado a la otra, y al final el mensaje de Jose me ha recordado que este es también un buen día no sólo para ver Grupo salvaje, sino también para recordar algo que creo esencial en estas fechas, en este momento que vivimos, y en general siempre que nos pongamos a contar cualquier tipo de trama o historia de ficción, aunque pueda parecer paradójico.

Es algo que leí en Stark, una de las imprescindibles novelas que se han publicado en España de Edward Bunker, esenciales para todo aficionado al género policial en clave de crook story, esto es, las historias protagonizadas y narradas desde el punto de vista de los delincuentes.
Bunker, como muchos lectores del blog ya habrán recordado, era un escritor, guionista, ocasionalmente actor (aparecía en Reservoir Dogs, Steve Buscemi dirigió la adapatción de su novela Animal Factory y Dustin Hoffman protagonizó la adaptación de otra de sus novelas, Libertad condicional) y además ex convicto que pasó buena parte de su vida entre rejas por cometer distintos delitos pero descubrió la lectura a los 7 años y no dejó de leer en toda su vida, hasta que las rejas dejaron de estar presentes en la misma cuando contaba ya algo más de 40 años.
A las dos novelas que aquí cito hay que añadir entre las editadas recientemente en España No hay bestia tan feroz.
De todas estas maravillas que disfrutará todo devorador de relatos y novelas policíacas y que me han acompañado en los últimos días, adornando un intenso tramo final algo maratoniano antes de estos días de descanso, me he quedado con algunas frases de Stark.
Las dos primeras están en la propia novela.
“Aquella gente con el alma rota reía hasta llorar, la música atronaba, el ambiente estaba cargado de humo”.
Me ha recordado algunos paisajes y reuniones que he visto en los últimos días.

Y también: “Cuéntame lo que quieras. Una buena mentira es mejor que una verdad aburrida”.
La otra frase está en un texto que escribió la compañera y madre del hijo de Bunker como colofón de la novela, en el que recordaba algo que cierto día le dijo el propio escritor: “Si hay algún tipo de norma que debamos seguir, ésa es buscar la verdad lo mejor que podamos, a través de los caminos que seamos capaces de encontrar”
Así que juntando todo esto con el mensaje que me ha mandado mi amigo Jose, llego a la conclusión de que, además de volver a ver ya mismo Grupo salvaje a modo de villancico navideño, la amistad es una clave esencial en la mayor parte de las películas que nos gustan a la mayoría, y la segunda característica imprescindibles de la misma es que están concebidas desde la verdad y para que nosotros mismos, como espectadores, completemos el puzzle encontrando nuestra propia verdad en ellas.
Así que como conozco a uno cuantos lectores de este blog que andan pensando en sus cortometrajes, me permito recomendarles que lean unas cuantas veces la última frase que he destacado de los relatos de Edward Bunker, porque, amigos, la VERDAD es la clave. Y da lo mismo si el corto es de terror, ciencia ficción, drama, melodrama, comedia o musical…
No me parece tampoco mal mensaje para recordar qué es lo que realmente deberíamos celebrar en este día de Navidad.
Ahí dejo un trailer de mi película navideña favorita, la cual además habla de esa amistad de la que me hablaba el amigo Jose.

No hay comentarios: