martes, 9 de noviembre de 2010

LA HORDE, de Yannick Dahan y Benjamin Rocher


En Madrid hoy era fiesta, y aunque me he pasado la mañana adelantando trabajo para el miércoles, la tarde me la he reservado para leerme todos los tebeos de grapa que me ha prestado mi hermano de la saga de Marvel Asedio, y luego he deambulado un rato entre las películas que tenía pendientes de ver hasta dar con La Horda. En realidad estaba buscando la versión de El perro de los Baskerville protagonizada por Peter Cushing que me pasó Txetxu Usero, pero no ha habido forma entre tanto lío, y he acabado tirando para adelante con esta curiosa película francesa que mezcla policías, gánsters y zombis. Me ha parecido lo más correcto teniendo en cuenta que hoy mismo he descubierto que tengo una infestación de bichos que comen madera en el armario de la Payáncueva y he tenido que aplicarme a la tarea de taparles la salida a base de cinta carrocera, plásticos y otros elementos, a la espera de que pueda hacerme con un buen matabichos y una pistola de silicona para precintarles el garito antes de que se me pongan chulos.

Así que, de infestación en infestación, la peripecia de estos polis que van a cobrarse venganza de un grupo mafioso nigeriano en un edificio a medio derruir y acaban metidos de lleno en el apocalipsis zombi y caníbal era una elección lógica de entretenimiento.

Dirigida en 2009 por Yannick Dahan y Benjamin Rocher, la película es una pieza a tener en cuenta a la hora de completar el puzzle del cine con zombis. Parte de un planteamiento que se inspira claramente en Asalto a la comisaría del distrito 13 de John Carpenter, acercándose en algunos momentos a REC y pasando por algunas fases que recuerdan desde la primera entrega de Resident Evil hasta una curiosa película de 2002, Nido de avispas, otra producción francesa con asedio incluido que dirigió Floren Emilio-Siri y haría buena pareja con ésta.

A todo eso hay que añadir una poderosa influencia en lo que a los zombis y sus ataques se refiere de los caníbales velocistas que aparecían en 28 días después.

Aportaciones curiosas de la película es la manera particularmente brutal en la que los protagonistas se libran de los zombis, a patadas, a puñetazos, tirándoles un frigorífico encima,a atizándoles en la cabeza con un cenicero o dejándoles el coco como un melón pasado de fecha a base de acercarles repetidamente la columna de un garaje.

Muy bestia la cosa (incluyendo un intento de violación, o similar, si, así, como lo oyen, de una zombi a manos de tres de los supervivientes particularmente pasados de rosca).

Si a eso le añadimos un abuelete que luchó en Dien Bien Phu, un mafioso que parece el primo chungo de Harvey Keitel, la escenita de lucha final estilo: “venid a comerme, cabrones”, a golpe de machete, pues la cosa queda bastante divertida, con un final al que le echan un par de pelotas, pero que era previsible, y un personaje, el de la poli, con el que resulta relativamente fácil encariñarse y que juega en la misma liga de Milla Jovovich en Resident Evil, pero con menos “glamour” y más al estilo callejero europeo.

Original no es, claro, ni falta que le hace. Entretiene, trabaja con los medios justos pero sabe sacarles buen partido, construye sobre los actores y los primeros planos con solvencia, y sin descubrir nada nuevo es bastante funcional.

Como digo: para pasar un buen rato, con algunas escenas chispeantes y completando el puzzle del cine de zombis con una entretenida aportación gala.

A modo de curiosidad, la fotillo que está sobre estas líneas es un plano que no aparece en la película (igual está en los extras del DVD...).

Y ahí va el trailer, para picar la curiosidad del personal.

2 comentarios:

Kill James Cameron dijo...

Coño que buena! Llevo tiempo queriendo verla, casi desde que la estrenaran es su dia en Sitges, que ya entoces tenia buena pinta. Como me jode lo bien que se les da a los franceses el cine de genero (me jode, pero poco, que luego me lo gozo viendolo). Parece que aqui vamos espabilando poco a poco. A ver si seguimos por buen camino. Y el Perro de los Baskerville de Terence Fisher mola un puñao, y si no la encuentras me lo dices y te la paso. Via paloma mensajera o algo asi, ya se vera.

Miguel Juan Payán dijo...

Se agradece la oferta. Estoy seguro de que la tengo en uno de los montones de DVD, así que la pescaré más tarde o más temprano... La cosa es que hasta que llegue a ella, me voy a tropezar con otras que seguramente acabarán desviándome del objetivo una y otra vez.
Un suplicio de Tántalo que por otra parte resulta muy dulce para un friki del cine como yo.