viernes, 19 de noviembre de 2010

INDIANA JONES Y AHAB: EN EL ÉXTASIS DE LA CALMA Y EN LAS FAUCES DE LA TEMPESTAD

Ayer noche estuve viendo otra vez En busca del Arca perdida, y llegué a una conclusión: el cine de hoy ya casi no hace héroes como los de antes. Es así. Tenemos que asumirlo. Será una cuestión de crisis de valores o que el personal que se dedica a contar cosas anda más despistado, pero la ficción no recrea el tipo de heroísmo de otras épocas con tanta facilidad ni con tanta frecuencia. No eran héroes por lo que hacían, sino las más de las veces por lo que decían.
Así de golpe recuerdo una frase de Indy a Marion, esa heroína ejemplar, digna heredera de las mujeres aventureras estilo Howard Hawks: "No son los años, cariño, es el rodaje".
Igual eso puede aplicarse a la falta de héroes de ficción de una pieza en nuestros días. Igual es que ya se han contado tantas cosas y tantas veces la misma cosa que "no son los años, cariño, es el rodaje".
Y como una cosa lleva a la otra, esa frase me ha recordado algo que decía el capitán Ahab en la novela Moby Dick, que John Huston adaptó magistralmente al cine con Gregory Peck como el siniestro perseguidor de la ballena blanca: "¡Oh, qué inmaterial es la materia!"
Lo que no entendemos es que, nos guste o no, vivivimos en el éxtasis de la calma y en las fauces de la tempestad, como decía Herman Melville en su novela de ballenas, que es mucho más que una novela de ballenas. O que, como afirmaba Ahab de sí mismo, somos "la oscuridad saliendo de la luz".
Aunque al final lo único que está claro es que, coincidiendo con el dicho ballenero: "Cuantas más ballenas, menos pesca".
Tampoco es que sean buenos tiempos para los leviatanes...

No hay comentarios: